El pasado 9 de abril la editorial Impedimenta y la Librería Rafael Alberti de Madrid presentaron en un encuentro con el escritor rumano Mircea Cărtărescu (1956) la traducción al español de su libro El levante (Levantul, 1990), coincidiendo con la celebración del 40 aniversario de la librería madrileña.

El evento contó con la presencia de Mircea Cărtărescu, Enrique Redel, editor de Impedimenta, el poeta y traductor Jordi Doce, la traductora de la obra al español del autor rumano, Marian Ochoa de Eribe, y el embajador de Rumanía en España, Ion Vilcu. No faltó público en el acto, que llenó el pequeño espacio de presentaciones de la librería.

Mircea Cărtărescu es un “escritor visceral, de raza“, cuya literatura busca ser verdad.

Mircea Cărtărescu es uno de los escritores rumanos más destacados de su generación, cuyo nombre suena habitualmente en las quinielas del Premio Nobel de Literatura. Con la publicación de El levante Impedimenta ha añadido un nuevo título a su catálogo en su empeño de traducir y acercar la obra de este autor al público español, entre las que destacan Nostalgia, Lulú o Las bellas estranjeras. Una pasión por su literatura que pudo notarse en la entusiasta presentación que de él hizo Enrique Redel al comienzo del acto.

catarescu-libreria-rafael-alberti

Tanto Redel como el poeta Jordi Doce hicieron hincapié en la singularidad de Mircea Cărtărescu, un autor inclasificable de obras muy diferentes entre sí. Doce afirmó que es un “escritor visceral, de raza“, cuya literatura busca ser verdad. La suya, según el poeta y traductor, es una “estrategia imaginativa compleja y sofisticada“, en la que cada “proyecto coloniza su propio espacio“.

El libro que se presentó, El levante, ejemplifica esa singularidad. Escrito en 1987 como un poema épico en versos alejandrinos, su trama propone una juguetona aventura a través de la historia de la literatura rumana, un reto casi imposible a la hora de pensar en su traducción. Por este motivo, el propio Cărtărescu decidió “traducir su poema” al rumano; es decir, transformarlo en una novela. A pesar del cambio de sistema, El levante sigue siendo un libro de fantasía desbordante lleno de situaciones oníricas y momentos humorísticos. Un ejercicio que fue concebido más allá del mero divertimento ya que, como señaló Jordi Doce, fue escrito durante la dictadura política de Nicolae Ceaușescu, un oscuro periodo de la historia rumana en la que la literatura era una especie de arma subversiva, un instrumento de libertad. Llega al público español esta peculiar obra gracias al trabajo de la traductora Marian Ochoa, que también participó en la presentación señalando la importancia del texto en la obra del escritor y las dificultades a las que se enfrentó para traducirlo.

catarescu-impedimenta-libreria-rafael-alberti

Mircea Cărtărescu, por su parte, habló de su concepción de la literatura, que explicó bajo la metáfora del edificio literario, en el que se sitúan diferentes niveles de escritores: los profesionales, los artistas, aquellos para los que la literatura es una suerte de fe o religión y los clásicos. También habló de sus orígenes y de sus influencias literarias, entre las que destacó Franz Kafka.

Como cierre del acto los asistentes pudieron degustar un trago del típico licor de cerezas rumano, Ţuică, cortesía del embajador de Rumanía.