Fumiko Enchi (pseudónimo de Fumi Ueda, 1905-1986) es una de las escritoras más importantes del periodo Shōwa (1926-1989). Destacada autora de novelas y piezas teatrales, adaptó al japonés moderno el Genji Monogatari, de Murasaki Shikibu. Sin embargo, su relevancia en las letras niponas del siglo XX no ha tenido la misma difusión, fuera de sus fronteras, de la que han disfrutado otros escritores contemporáneos como Junichirō Tanizaki, Yukio Mishima, Yasunari Kawabata o Shusaku Endo, ampliamente traducidos a nuestra lengua.

Galardonada con varios premios como el Noma o el Tanizaki, la obra de Fumiko Enchi suele centrarse en el universo femenino y en la posición de las mujeres japonesas dentro de sus sociedad, al tiempo que explora otros temas como la psicología femenina, el paso del tiempo, el erostimo y la sexualidad. Un ejemplo de esto es Máscaras femeninas (Onna-men), una de las dos novelas que (hasta ahora) han sido traducidas al español.

Considerada por Yukio Mishima como “una obra maestra esotérica“, Máscaras femeninas es una novela oscura y perturbadora que sustenta su trama en ese mundo femenino al que nos referimos, en la mentira y las referencias a los seres sobrenaturales. Las protagonistas de la historia son Mieko Togano, una inteligente mujer marcada por la pérdida de su marido y su hijo Aiko, y su joven nuera Yasuko. Ambas mujeres viven juntas y mantienen un peculiar relación de dependencia que a ojos de dos hombres, Ibuki y Mikame, se convierte en un atractivo acicate para seducirlas. Pero, sin saberlo, los dos serán objeto de las manipulaciones de Yasuko y Mieko, al mismo tiempo que se desentramarán los oscuros secretos que albergan las mujeres.

Máscaras femeninas es una novela oscura y perturbadora que sustenta su trama en el mundo femenino.

Máscaras femeninas está dividida en tres partes, cada de las cuales se corresponde a una máscara utilizada en el teatro noh: Ryoo no onna (mujer fantasma vengativa), Masugami (mujer trastornada) y Fukai (mujer madura en duelo). Las tres máscaras giran en torno a la intrigante Mieko, una mujer inteligente especialista en el Genji Monogatari e interesada en el personaje de la Dama Rokujoo, la amante abandonada por el príncipe Genji que por rencor asesinó a su mujer, Aoi no Ue y a su otra amante, Yugao.

El resultado es una historia de aparente sencillez sobre la mentira y la venganza que permite a Fumiko Enchi explorar la psicología de sus dos mujeres protagonistas, al tiempo que retrata la época en la que ambienta la trama de Máscaras femeninas, los años 70, con sutil y firme pulso.

Ficha bibliográfica
Fumiko Enchi, Máscaras femeninas (traducción de Keiko Takahashi y Jordi Fibla), Madrid, Alianza, 2012, 185 páginas.