Maria Shirakawa es una joven que comienza una nueva vida fuera del pueblo donde ha crecido. Deja la pensión Yamamoto, situada en un idílico lugar junto al mar en la península de Izu, para marcharse a Tokio a estudiar en la universidad. Deja atrás su infancia y, sobre todo, a su amiga y prima Tsugumi, una bella y extraña muchacha hija del matrimonio que regenta la pensión. Pese a su carácter caprichoso y su tendencia tomar el pelo, detrás de Tsugumi se esconde una personalidad solitaria y triste encadenada a una enfermedad crónica que no la permite salir de la península ni de la pensión.

Con esta historia la escritora Banana Yoshimoto (1964) publicó en 1989 su cuarta novela, retomando los temas que tratara en obras anteriores como Kitchen o Amrita. El mundo que recrea Tsugumi es el de la infancia y la adolescencia, el de los primeros amores y las emociones vividas intensamente, pero, sobre todo, el de la amistad que tiene que afrontar el paso del tiempo y las dificultades.

El personaje de Tsugumi es el epicentro en torno al cual gravitan el resto de los protagonistas, que viven a merced del carácter insoportable e impredecible de la muchacha. En él la escritora esboza uno de sus característicos personajes solitarios y fuera del mundo en el que les ha tocado que vivir, dotándolo de contradicciones y un atisbo de humanidad.

Con Tsugumi Banana Yoshimoto vuelve a un tema habitual de la literatura, el paso de la infancia a la madurez, pero no supone una aportación destacable más allá de una historia bonita con un trasfondo amargo. Para leer una tarde de domingo y entender el recorrido literario de la escritora japonesa.

Referencias

Banana Yoshimoto, Tsugumi (traducción de Albert Nolla y Bibiana Morante), Barcelona, Tusquets, 2008, 186 páginas.

La imagen de portada es cortesía de Tusquets.