El canon de lecturas literarias es una elección muy personal. De nada sirve que grandes críticos de la teoría literaria como el estadounidense Harold Bloom nos marquen el ritmo de lecturas indispensables si nuestros gustos son diversos o si nuestros objetivos de lectura difieren del mero placer estético o el conocimiento de obras referentes a nivel cultural.

Por eso, lo recomendable es dejarse llevar por lo que a cada uno “le pida el cuerpo”. En Koratai os proponemos algunas recomendaciones para iniciarse en la literatura japonesa. No son las únicas ni las obligatorias. Sólo una manera de acercarse y emprender el camino que cada lector necesite. Adelante.

Recomendaciones para iniciarse en la literatura japonesa

La casa de las bellas durmientes (1961) | Yasunari Kawabata

Yasunari Kawabata (1899-1972) es uno de los escritores referentes en la literatura japonesa, ganador del primer premio Nobel de la literatura japonés y autor de numerosas novelas y relatos que han pasado a la categoría de clásicos. Uno de ellos es sin duda La casa de las bellas durmientes, una historia fascinante y seductora sobre una especie de hotel a donde acuden hombres ancianos a dormir junto a jóvenes desnudas y narcotizadas. Este planteamiento, de argumento ligero pero sugerente, es la excusa para que el escritor enfrente al lector a una hermosa reflexión sobre la vejez, la decadencia y la felicidad de sentirse vivo.

Confesiones de una máscara (1948) | Yukio Mishima

En Confesiones de una máscara Yukio Mishima dejó plasmadas muchas de sus obsesiones y viviencias personales. La novela gira en torno a la infancia de Koo-chan, un niño débil y enfermizo rodeado de una familia acomodada donde la figura opresora de su abuela se convierte en determinante para su desarrollo. El protagonista es un ser sobreprotegido que debe enfrentarse al mundo, y sobre todo a su propia identidad y a su sexualidad. Confesiones de una máscara es una novela inquietante sobre las obsesiones, pasiones y miedos que van aflorando en un mundo en el que el protagonista sólo sabe moverse bajo la máscara de las apariencias.

Yo, el gato (1905) | Natsume Sōseki

Natsume Soseki (1867-1916) era un desconocido profesor de literatura en la Universidad Imperial de Tokio cuando escribió la novela que le situaría entre los escritores más destacados de su país. Soy un gato (Wagahai wa neko de aru), publicada por entregas entre 1905 y 1906 en la revista japonesa Hototogisu (El cuclillo), es una narración humorística sobre las aventuras de un gato sin nombre que convive con una serie de disparatados personajes representativos de la burguesía de la época Meiji. Su divertida manera de narrar y las delirantes situaciones que muestra le valieron ser una de las obras más célebres de la literatura japonesa contemporánea.

¿Qué otras recomendaciones sumarías a esta lista?

Imagen: ‘Mujer leyendo’, del artista de ukiyo-e Utagawa Kuniyoshi (1798-1861).