Angela-Carter-Camara-sangrienta

‘La cámara sangrienta’, de Angela Carter (ilustraciones de Alejandra Acosta)

Ni inocencia ni ingenuidad. Los cuentos de hadas esconden muchas cosas, sobre todo elementos perversos y perturbadores. Hay engaños. Hay traición. Hay maldad y seres sin piedad. E inocentes niños que idean soluciones para matar brujas y lobos. Los cuentos para niños no son tan inofensivos como parecen.

Con esta premisa, en 1979 la escritora y periodista británica Angela Carter (1940-1992) apuntaló diez relatos que publicó en un volumen titulado La cámara sangrienta (The Bloody Chamber and Other Stories), en el que actualizaba historias como «Caperucita Roja», «Barba Azul», «La Bella y la Bestia» o «El gato con botas» desde un punto de vista adulto. En ellos hay maldad, traición y brujas y lobos. Pero también sensualidad, cuerpos y deseos. El esplendor y plenitud de la carne que contrasta con la oscuridad y los miedos ancestrales.

La cámara sangrienta - Angela Carter - El rey ElfoLos relatos de Angela Carter hunden sus raíces en estas historias infantiles y en la tradición oral de la narración frente al fuego, pero su mirada los emborrona y recompone en una versión adulta y casi psicoanalítica.

El lector asiste fascinado a un truco de magia que le conecta con los cuentos infantiles que leyó de niño, y su visión actualizada, aunque también decadente, atrae como un imán. Quizá porque en esas historias se encuentran las experiencias que hemos vivido durante nuestra vida y que en estos relatos se fusionan con nuestro «yo» más infantil. Hay lobos y niñas inocentes, malvados maridos y trasgos maléficos. Pero también está lo peligroso, lo erótico y sensual, las vivencias del sexo y del amor y las traiciones que aún no ha experimentado un niño. Pero el lector, niño-adulto, sí.

Así, Angela Carter juega a componer atmósferas, reinterpretando los relatos. Sus relatos son exuberantes y perturbadores, juegan a construir volúmenes, texturas e incluso olores mediante la palabra y la sugerencia.

La Camara Sangrienta - Angela CarterOlvidada durante años (la última edición, de Minotauro, data de principios de los años 90), La cámara sangrienta ha sido rescatada por Sexto Piso en una edición a la altura de la potencia y sensualidad de los relatos que forman. Angela Carter pone la palabra en sus versiones adultas de relatos de Charles Perrault y otros autores de cuentos de hadas, y la ilustradora chilena Alejandra Acosta la pluma, creando un conjunto de ilustraciones envolventes y sensuales. Un libro candente donde el clasicismo y sensualidad del trabajo de Acosta transforman a la edición de Sexto Piso en un objeto compacto y atrayente.

Una edición realmente destacable (no sólo por sus ilustraciones, sino también por el formato y papel empleados) que regala al lector un objeto de continente y contenido espectaculares. Un libro para tocar, mirar y gozar. Como los cuerpos.

Angela Carter

Referencia

Angela Carter, La cámara sangrienta (traducción de Jesús Gómez Gutiérrez e ilustraciones de Alejandra Acosta), Madrid, Sexto Piso, 2014, 180 páginas.

Las ilustraciones tienen (c) de Alejandra Acosta y están tomadas de la web de Sexto Piso. La imagen de Angela Carter está tomada de la web de LA Review of Books.

Más artículos
Bibliotecas abandonadas en la ciudad fantasma de Detroit