El 11 de agosto la cadena AMC emitirá los últimos ocho capítulos de Breaking Bad. Para abrir el apetito de sus incondicionales ha lanzado un teaser en el que, con enorme acierto, han decidido mostrar únicamente imágenes de los escenarios que han recorrido los personales durante las cinco temporadas de la serie mientras la voz de su protagonista, Walter White (interpretado por el colosal Bryan Cranston), recita el poema de P. B. Shelley (1792-1822) “Ozymandias”.

El vídeo refleja de esta lírica manera el tono y espíritu del final de esta monumental serie mientras que la poderosa voz de Bryan Cranston enmarca los paisajes de un Nuevo México áspero, desértico y oscuro. Pero… ¿por qué “Ozymandias”?

El poema, escrito en 1817, recrea la contemplación de lo que queda de la estatua de Ozymandias, el faraón de la XIX dinastía del Antiguo Egipto  Ramsés II. Shelley evoca un paisaje desolado que rodea lo que queda del monarca y su legado:  un rostro hecho pedazos, dos colosales piernas y un pedestal.

Como buen romántico, Shelley trató en muchos de sus poemas los esplendores y decadencia de civilizaciones pasadas. Los responsables de este teaser han sabido sugerir de una elegante y potente manera lo que parece que vendrá en los últimos capítulos de la serie, pareciendo adelantar el ocaso de un personaje (Walter White-Heisenberg) que se ha encaramado a la cúspide y que desde lo alto ve la soledad y la (quizás inminente) caída que le espera. Genial. Bravo por los chicos de la AMC.

Ozymandias

I met a traveller from an antique land
Who said: Two vast and trunkless legs of stone
Stand in the desert… Near them, on the sand,
Half sunk, a shattered visage lies, whose frown,
And wrinkled lip, and sneer of cold command,
Tell that its sculptor well those passions read
Which yet survive, stamped on these lifeless things,
The hand that mocked them, and the heart that fed:
And on the pedestal these words appear:
“My name is Ozymandias, king of kings:
Look on my works, ye Mighty, and despair!”
Nothing beside remains. Round the decay
Of that colossal wreck, boundless and bare
The lone and level sands stretch far away.

Topé con un viajero de un antiguo país
que me dijo: «Dos piernas de piedra colosales
se yerguen sin su tronco en el desierto.
Junto a ellas se encuentra, semihundido en la arena,
un rostro hecho pedazos, cuyo ceño fruncido
y sonrisa de burla, de arrogante dominio,
confirman que su autor comprendió esas pasiones
que, grabadas en la piedra inerte, sobreviven
a la mano que supo copiarlas con desprecio

y al mismo corazón que las alimentara.
Y sobre el pedestal se leen estas palabras:
“Mi nombre es Ozymandias y soy rey de reyes.
Considerad mis Obras; rabiad ¡oh Poderosos!”
Nada queda a su lado. Más allá de las ruinas
de este enorme naufragio, desnudas e infinitas,
solitarias y llanas se extienden las arenas.

Traducción de Juan Abeleira y Alejandro Valero

Referencias

Percy Bysshe Shelley, No despertéis a la serpiente, Madrid, Hiperión, 2006, 199 páginas.

Imagen: AMC