La artista neozelandesa Anjana Iyer ha puesto en marca un curioso proyecto: recoger palabras de otros idiomas que resulten intraducibles o para las que no existe un equivalente parecido en el idioma (inglés, en este caso). El resultado es Found in Translation, una serie que forma parte de la web 100 Days Project, en la que se invita a artistas de todo tipo a pasar cien días creando todo aquello que les guste en esta plataforma.

Found in translation juega a apresar mediante imágenes lo que no puede expresarse con palabras porque no existe un equivalente. Son concpetos que revelan las pecularidades de una sociedad o país que ha nominado aquello que le resulta relevante.

Entre esas imágenes encontramos muchas que hacen referencias a términos de la lengua japonesa, pero en Koratai queremos destacar el vocablo tsundoku. Tsundoku se refiere al acto de comprar libros para luego abandonarlos en la pila de “pendientes”. Una especie de Síndrome de Diógenes pero para adictos a la literatura. Muchos lectores compulsivos se sentirán identificados con esta palabra. Porque… ¿quién no ha comprado libros sabiendo que aún tiene pendientes por leer otros muchos?

found-in-translation-untranslatable-words-illustrations-anjana-iyer-8

Según detalla la web openculture.com, el uso de la palabra se remonta al siglo XIX, durante la era Meiji (1868-1912), y nace como un juego de palabras entre “leer un montón”, “acumular” y “leer”. Actualmente nos remite a la compra sin control de libros para amontonarlos a la espera de poder leerlos en algún momento.

Puedes encontrar iniciativas parecidas de recopilación de palabras sin traducción en other-wordly.

Vía boredpanda