Ernest Hemingway fascina a los españoles. Tiene algo que ellos aprecian como familiar. Quizá el sumergirse en las cosas. En bebérselas y apurarlas hasta el fondo.  La vida no puede vivirse de otra manera.

Ernest Hemingway en la Plaza del Castillo, julio de 1959. Reportaje de Julio Ubiña para el Paris Match.

Imagen: sanfermin.com