Hay que leer y aprender siempre de aquellos que saben. Por eso, de nuevo, os remito a una de mis webs de cabecera, solodelibros, donde acaba de publicarse una entrevista a Manuel Borrás, editor de la valenciana Pre-textos.

Borrás explica los inicios de Pre-textos y desvela el oficio de editor (del editor casi «artesano», el que no se mueve por las cifras y las tiradas mastodónticas sino aquél que busca ofrecer a los lectores literatura de calidad, obras reconocidas y no tan conocidas editadas con cuidado y cariño. Y eso se nota en Pre-textos. Llevarse a las manos uno de sus libros es, también, una experiencia sensual y táctil, sobre todo por su cuidado diseño y su excelente papel).

Para muestra, os dejo con una interesante cita. Nadie como el propio Borrás explica el quehacer de un buen editor:

…para mí editar es uno de los modos posibles de hacer pedagogía. Y para hacer pedagogía, no lo olvidemos, hay que saber seducir a los otros. O lo que es lo mismo, crear estados de sorpresa, de perplejidad en lo otros. El editor no debería olvidar que esa labor pedagógica le obliga a contemplar el horizonte ético al que su tarea de selección obliga. No podemos dar gato por liebre a costa de sacralizar la sociedad de mercado. Hemos hecho del mercado un ídolo y así nos va. Se hablan de falsos valores en la literatura contemporánea, quizá ahí esté la clave del asunto: en el mercado. Nosotros no editamos para el público, nosotros lo hacemos para los lectores. Nosotros no buscamos consumidores, nos alegramos de “encontrarnos” con ciudadanos.

Disfrutad de su lectura.

LEER >  Alicia en el país de los caligramas

Referencias

La imagen se encuentra en Wikimedia Commons.