Evasión

Evasion

Reflexiona Gustavo Martín Garzo a propósito de las historias de ficción en su columna «Los países imaginados», publicada hoy en El País, que «el mundo se ha vuelto tan doloroso y sus problemas tan acuciantes que nos parece que esas historias, por muy bellas que puedan parecer, poco o nada tienen que decirnos. Tenemos hambre de realidad porque todo se ha vuelto extraño e irreal. Por eso pedimos a los libros que nos hablen del mundo en que vivimos y nos ayuden a entenderlo.»

La realidad que nos rodea está enferma, se va pudriendo poco a poco gracias a una gangrena que nadie tiene valor de amputar. Quien dice «gangrena» dice crisis, corrupción política, capitalismo descarnado o cualquiera de las injusticias políticas, económicas y sociales que leemos diariamente en los periódicos. Los ciudadanos no están por la labor de leer o comprar libros y, aún así, pese a las voces apocalípticas de algunos o a los datos objetivos en las cifras de ventas que tanto inquietan al sector editorial, seguimos necesitando de los libros para soportar una realidad que se cae a pedazos. Y no sólo de aquéllos que nos ayuden a entender la realidad.

De acuerdo, bajan las cifras de ventas pero eso no significa que se esté dejando de leer. Se lee por otros medios, legales o no. A algunos el hastío, los problemas o una situación desesperada hacen que les importen poco los libros. Es normal. Pero cuanto más sucia es la realidad, más necesitamos escapar de ella a través de la ficción. Del tipo que sea. Hace un tiempo llegó la moda de la novela histórica, después llegaron los zombis y ahora tenemos los sucedáneos de literatura erótica. A muchos les funcionan los clásicos. Lo que sea por escapar. No cambia la realidad, pero la hace más soportable.

La imagen es de la State Library of Victoria y tiene licencia Creative Commons.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más artículos
Murasaki Shikibu
Murasaki Shikibu, la «madre» de Genji