Podrá sorprender a muchos, como a mí me sucedió, que en la literatura japonesa anterior al siglo XX haya ejemplos de historias donde la recreación del amor homosexual se realice de una manera tan abierta, poética y libre como en el volumen que presentó el pasado mes de noviembre la editorial asturiana SatoriEl gran espejo del amor entre hombres. Historias de samuráis de Ihara Saikaku. Pura ignorancia la mía, lo reconozco. Lo cierto es que en el Japón antiguo y premoderno la homosexualidad masculina fue, como en la antigua Grecia, un tipo de relación que, lejos de ser tabú, era respetada, sobre todo en las clases nobles como la de los samuráis, y a la celebración de este amor corresponde este texto.

El gran espejo del amor entre hombres. Historias de samuráis (Nanshoku okagami), es un volumen compuesto por veinte relatos de Ihara Saikaku (1642-1693), uno de los grandes narradores de la época Edo (siglo XVII). En este compendio de relatos, el primero de dos en los que Satori ha dividido la obra de Saikaku, el protagonista es el amor masculino entre samuráis, narrado desde múltiples puntos de vista pero siempre haciendo hincapié en la fortaleza de los sentimientos, el honor, la fidelidad y en historias en las que los amantes deben enfrentarse a obstáculos para demostrar la fuerza de ese amor. El segundo volumen se centrará en los actores del kabuki.

Organizada en cuatro partes que incluyen cinco relatos cada una, el amor que recrea Saikaku responde a una realidad del momento: era habitual que un samurái adulto (nenja) tomara como amante a un joven, generalmente de la casta de los samuráis, que servía a un gran señor o daimio como paje o ayudante (wakashu). Cuando el joven alcanzaba la mayoría de edad dejaba de ser amante de ese samurái y podía tomar a su vez un joven menor de edad como amante. Era lo que se conocía como el camino del nanshoku o «vía del amor viril».

Ihara Saikaku, un autor de enorme éxito en su época gracias a narraciones como Vida de una mujer amorosa, elabora un mosaico de escenas centradas en historias particulares con un nexo de unión: el amor viril. Pero que nadie espere descripciones eróticas o momentos morbosos. Hay sensualidad, es cierto, pero el principal elemento que domina en El gran espejo del amor entre hombres es su profundo romanticismo, salpicado de honor y lealtad entre los personajes de los relatos. Ternura y virilidad que se acoplan con sencillez. No faltan sin embargo los juramentos de amor eterno, los celos y los duelos ante el amor no correspondido, haciendo de este volumen no tanto una rareza sino un conjunto de narraciones singulares.

El gran espejo del amor entre hombres es una obra que nos permite descubrir aspectos insospechados de la cultura japonesa, trazando relatos llenos de amor, elegancia y sutileza que trascienden tiempo y género y que suponen una hermosa manera de conocer a uno de los grandes prosistas y poetas de la esplendorosa época Edo.

Referencias

Ihara Saikaku, El gran espejo del amor entre hombres. Historias de samuráis (traducción Carlos Rubio y Akiko Imoto), Gijon, Satori, 2013, 312 páginas.

La imagen de la portada del libro está tomada de Satori.