A finales del siglo XIX y principios del XX se produjo una gran transformación en Japón que afectó no sólo a la economía del país, sino también a la política, la sociedad y la cultura. Es la época que se denomina era Meiji (1868-1912), debido al nombre del emperador que impulsó toda una serie de cambios para llevar a un país cerrado a las influencias y anclado en la tradición a las puertas de la modernidad.

Una de las maneras que tuvo Japón de abrazar esa modernidad (al menos en lo que a lo visual se refiere) fue desarrollar la llamada “fotografía de souvenir”, que despuntó poco tiempo después de la aparición de un invento tan marcadamente moderno como la fotografía. La fotografía de souvenir no era otra cosa que una manera de difundir imágenes icónicas y, paradójicamente, tradicionales, del Japón de la época, lo que permitió que la industria turística emergiera en muchas ciudades niponas.

Kusakabe Kimbei -Lavándose el pelo

Este tipo de imágenes-souvenir ofrecían además una cierta visión etnográfica del país, en la que campesinos, samuráis y geishas eran retratados de manera frecuente. De hecho, las mujeres fueron objeto de la mayor parte de este tipo de “fotografía de souvenir”, saturando los portfolios de los grandes estudios de fotografía.

De entre estos estudios destaca el taller de Kusakabe Kimbei (1841-1934), donde se crearon numerosos retratos y cuadros de costumbres que transmiten una visión refinada y, al mismo tiempo, auténtica, del Japón decimonónico.

Kusakabe Kimbei - Samurais

Los orígenes de Kusakabe Kimbei como fotógrafo no están claros, aunque se sabe que comenzó en el oficio como colorista y asistente en los estudios de Felice Beato (uno de los primeros fotógrafos en captar imágenes de Oriente y también uno de los primeros fotógrafos de guerra) y Baron Raimund von Stillfried. Este trabajo se convirtió con posterioridad en una de sus señas de identidad, ya que Kimbei desarrolló el coloreado a mano en serie mediante fórmulas que utilizaban los mismos matices de color en diversas áreas de la imagen.

Kusakabe Kimbei-Plantando arroz

Kusakabe Kimbei - Jirnrikishi

En muchas de las obras de Kusakabe Kimbei se retratan escenas de la vida cotidiana (tanto recreadas en su estudio como tomadas en la realidad). La cámara del fotógrafo parece querer transmitir los aspectos más delicados de la dura vida de los campesinos japoneses, pero también regala momentos de intimidad como un simple baño de una mujer. Son escenas que parecen pensadas para suscitar una cierta melancolía al mostrar un mundo lejano con rasgos casi pictóricos. Visiones casi literarias, al fin y al cabo.

Kusakabe Kimbei -Ceremonia de visita

Kusakabe Kimbei-Cartero

Kusakabe Kimbei-Niños

Kusakabe Kimbei-Tocando-el-samisen

Más imágenes de Kusakabe Kimbei en Old potos of Japan y en el Smithsonian Institution Research Information System (SIRIS).