No hay bestia tan feroz - Edward Bunker
Leer más

Criminales literarios: vidas cíclicas

Muchas vidas son cíclicas. Por ejemplo, las de algunos delincuentes. Y, sobre todo, las de los criminales literarios. Sus existencias se suceden siguiendo un movimiento circular en el que hay dos paradas intermitentes: la salida y la entrada a la cárcel. Como una corriente alterna, los individuos marcados por esta vida pasan del encierro a la libertad y del delito a la expiación. Una sucesión de polos opuestos.
Leer más