Victoria es una novela de apariencias. Apariencias en el sentido de que parece algo que no es y de que su historia muestra una trama que oculta una realidad distinta. Todo en ella es sencillo, aparentemente claro y alineado con los preceptos de la literatura decimonónica más clásica. Sin embargo, es Victoria una de esas obras de capas, que hacen necesario que sean levantadas para ver el fondo de lo que su autor quiso realmente contar.

Knut Hamsun (1859-1952, pseudónimo de Knut Pedersen) también fue alguien distinto a quien aparentaba ser. Su figura y su obra, reconocida fuera de las fronteras noruegas antes de la Segunda Guerra Mundial, cayó de manera inmediata en el olvido tras la contienda por su simpatía y colaboración con el nazismo, pese a haber sido galardonado en 1920 con el Premio Nobel de Literatura y ser un escritor mundialmente respetado.

Si se tiene en cuenta la biografía del escritor noruego, hay algo de esas apariencias que mencionábamos que nos empuja a rechazar al autor por sus oscuras amistades, pero en el caso de Hamsun es justo obviar la parte personal para quedarse con la artística, donde brilló como uno de los mejores y más influyentes escritores escandinavos de finales del siglo XIX y principios del XX.

Knut Hamsun en 1890

Knut Hansum y lo inmutable

Cuando Knut Hamsun publicó Victoria (Victoria, 1898), éste ya llevaba media docena de novelas a sus espaldas, entre ellas la que le daría fama mundialmente, Hambre (Sult, 1890).

Victoria se ha situado en la corriente neorromántica y vitalista, de procedencia nietzscheana, que Hamsun ya había trabajado en el relato autobiográfico Hambre. Narra la historia de Johannes, el hijo de un humilde molinero de una de esas bucólicas regiones rurales que tanto apreciaba Hamsun, quien, desde su infancia, está enamorado de la hija del terrateniente de la zona, la pequeña Victoria. Con esfuerzo y tesón, el protagonista logra labrarse un futuro fuera del campo y se convierte en un escritor de éxito, aunque su verdadera pasión, Victoria, continúa siendo inalcanzable. La novela abarca varias décadas de la vida de los personajes y va mostrando cómo ese amor, sepultado bajo las apariencias burguesas y condenado a no existir, se mantiene vivo a lo largo de los años.

Victoria es un claro exponente del estilo psicológico que caracterizó a las novelas de Knut Hamsun.

Knut Hamsun presenta a su protagonista como un ser solitario, sensible y desclasado, que logra convertirse en un escritor de fama pero cuyo amor por Victoria es continuamente sofocado por ésta, consciente del abismo que les separa, de las convenciones sociales, de su papel como mujer en la sociedad y de la clase en la que le ha tocado nacer. La historia se desarrolla en un amplio arco temporal, plagado de cambios personales y vitales en los que sólo hay una cosa que permanece inmutable: la pasión que sienten el uno por el otro y que, sin embargo, está condenada a no ser vivida nunca.

Pudiera parecer una pasión inútil que supone la infelicidad de los protagonistas, pero Knut Hamsun parece querer mostrarnos que es justo ese elemento inmutable lo que da un centro de estabilidad, y, al fin y al cabo, de vida, a unas existencias en continuo proceso de cambio. También plantea el escritor noruego las conveniencias sociales como freno de los sentimientos más esenciales y puros, lo que le valió no pocas críticas al sugerir con esta novela que el amor podría romper la estructura social y de clases de la burguesa Noruega de finales del siglo XIX.

Victoria - Knut Hamsun (Nordica Libros)

Victoria es un claro exponente del estilo psicológico que caracterizó a las novelas de Knut Hamsun. De factura sencilla y clara, su narrativa está llena de diálogos y reflexiones centradas en el punto de vista de los personajes, como si Hamsun pusiera una lente de aumento sobre ellos y enfocara directamente a su mente y corazón. Así lo vemos en la historia de Johannes y Victoria, que a lo largo de los años se encuentran y desencuentran para ir transmitiendo de manera sutil y delicada ese amor imposible que son incapaces de disfrutar.

Traducida directamente del noruego al español  por primera vez por Kirsti Baggethun y Asunción Lorenzo en 2009 y publicada por Nórdica Libros, Victoria es una obra que aparenta intimismo y delicadeza bajo la historia de (des)amor de Johannes y Victoria. Nada más lejos de la realidad. Bajo esa apariencia post-romántica Knut Hamsun juega a hablarnos de sentimientos mucho más agónicos y eléctricos: la decepción, la inseguridad, la nostalgia y el dolor ante el recuerdo. Es decir, “los secretos movimientos que se realizan inadvertidos en lugares apartados de la mente.” No se dejen engañar.

Referencias

Knut Hamsun, Victoria (traducción de Kirsti Baggethun y Asunción Lorenzo), Madrid, Nórdica Libros, 2010, 133 páginas.

La imagen de portada del libro es cortesía de Nórdica Libros. La foto de Knut Hamsun está tomada de Wikimedia Commons.