Reseñas
comment 1

‘Verde agua’, de Marisa Madieri: nostalgia y esperanza

Verde agua - Marisa Madieri

Tras el fin de la II Guerra Mundial miles de italianos que vivían en las regiones de Fiume, Istria y Dalmacia (la actual Croacia), iniciaron un dramático éxodo hacia Italia tras la firma del Tratado de Paz de París en 1947, que anexionaba estos territorios a Yugoslavia. El final de la contienda devolvía así estas regiones que habían sido unidas a la república italiana después de la I Guerra Mundial para calmar las aspiraciones de los irredentistas de Istria, un movimiento político-cultural que anhelaba pertenecer a Italia por sus vinculaciones étnico-lingüísticas.

Esta situación provocó que más de 300.000 italianos fueran obligados a decidir entre asumir la nacionalidad italiana o la yugoslava, y, por tanto, a iniciar en la mayoría de los casos un éxodo desde sus lugares de nacimiento, en muchas ocasiones con el empleo de la fuerza militar de por medio. La llegada a Italia tampoco fue para los exiliados fácil. El recibimiento fue frío, y muchos de ellos tuvieron que afrontar penalidades, hambre y falta de empleo en esa nación a la que no habían querido renunciar.

Éste es el trágico punto de partida de la pequeña joya que es Verde Agua (Verde acqua, 1987), una narración-diario de la escritora Marisa Madieri (1938-1996), en la que nos relata sus primeros años en Fiume, ciudad en la que nació, y el posterior exilio en la ciudad de Trieste. Tanto Trieste como Fiume son ciudades “caldo de cultivo” donde la literatura ha tenido representantes de lo más diverso: Gabrielle D’Annunzio, Claudio Magris, Italo Svevo, Scipio Slataper o Marisa Madieri.

Marisa Madieri

Verde agua se organiza como un diario que abarca tres años, desde el 24 de noviembre de 1981 hasta el 27 de noviembre de 1984, en el que Marisa Madieri rememora su infancia en su ciudad de Fiume y la llegada a Trieste, un viaje que no sólo relata el movimiento físico sino también el camino hacia la madurez. Como señaló Claudio Magris, el que fue marido de la escritora, Verde agua es “un libro en el que el tiempo es el auténtico protagonista, ya que en él se explora la evolución de la niña que fue Marisa hasta la mujer.

La historia se salpica con numerosas anécdotas de la vida de la escritora, en la que el éxodo vivido se ilumina con los diferentes miembros de su familia, retratados como héroes de lo cotidiano, refugiados que se enfrentaron a las penurias y a la marginación en su propio país con enorme dignidad. Destacan entre ellos las mujeres, como la abuela Quarantotto, su madre o sus tías, sostenes de la unidad familiar y transmisoras de fuerza ante las adversidades.

Imagen de Trieste

‘Verde agua’: el mar y el tiempo

Verde agua es un libro hermoso, lleno de matices y resonancias como el propio título. El agua nos remite al inevitable fluir del tiempo y la memoria, pero también al más directo recuerdo del agua de las costas adriáticas, que tiene implicaciones de nostalgia, melancolía y tragedia.

Pese a ello, el verde al que alude la escritora nos sugiere además la esperanza del futuro, al sobreponerse a las adversidades como las mujeres y hombres de su familia. El verde agua es también para Madieri el color de la vida y la plenitud, y, sobre todo, el del amor.

Verde agua,  que ya va por su octava edición en la editorial que lo ha publicado en español -así como en catalán-, Minúscula, es un pequeño libro de memorias en el que confluyen dolor, nostalgia, recuerdo y esperanza, y en cuyas páginas Marisa Madieri elabora una metáfora del exilio y las consecuencias que tiene éste sobre los refugiados. No hay amargura, sin embargo, sino serenidad. Sutil, a veces trágico y en ocasiones nostálgico, el libro es un retrato de las personas que sufrieron en ese camino por no renunciar a su identidad. Profundidad y claridad como ese verde agua con el que titula su historia Madieri.

Referencias

Marisa Madieri, Verde agua (postfacio de Claudio Magris, traducción de Valeria Bergalli), Barcelona, Minúscula, 2012, 203 páginas.

La imagen de la portada de Verde agua está tomada de la web de la editorial Minúscula.

La imagen de Marisa Madieri es de Franco Giraldi. 

1 Comment

  1. Pingback: Lectura de febrero: “Verde agua” de Marisa Madieri | Club de Lectura de Gijón-Sur

Deja un comentario