Clare Wald, una vieja dama de las letras sudafricanas, recibe la visita de Sam Leroux, un profesor universitario que tiene el encargo de escribir su biografía. A lo largo de las entrevistas Clare rememora sus inicios como escritora, su matrimonio, la desaparición de su hija Laura, quien se unió a la lucha armada contra el apartheid, y sus recuerdos familiares entre los que la muerte de su hermana gravita en torno a ella como un sentimiento de culpa del que busca el perdón. Éste es el punto de partida que nos propone la primera novela del escritor californiano Patrick Flanery (1975), Absolución (Absolution, 2012), galardonada con el Spear’s/Laurent Perrier Book Award en 2012 a la Mejor Primera Novela, un triller de secretos familiares con más capas de las que a priori parece tener.

Patrick Flanery

Absolución muestra que es una primera novela por factores como su ambiciosa estructura, que busca la variedad de voces y el juego con el lector. Patrick Flanery plantea una historia de secretos narrada bajo cuatro puntos de vista: el presente en el que Clare y Sam hablan de la historia personal de la escritora, los recuerdos del biográfo sobre su infancia en Sudáfrica, el regreso y el presente de Sam en Ciudad del Cabo, y la biografía que, a su vez, escribe la propia Clare Wald. La estructura de novela dentro de la novela funciona de manera seductora, siendo soporte y ayuda para un lector cuyo interés gravita en torno al destino de la ausente Laura, el pasado de Sam Leroux y la personalidad de la escritora Clare Wald.

Uno de los aspectos más interesantes de la novela de Flanery es que no se limita a conectar los puntos por el lector, sino que éste debe ser el que llegue a sus propias conclusiones sobre lo que realmente ocurrió en las vidas de los personajes y el grado de responsabilidad que cada uno de ellos tuvo en sus propios actos. Porque, como dice el personaje de Clare Wald en un momento de la novela, “…la historia no siempre es correcta, porque no puede contar todas las versiones que han existido, no puede rendir cuentas de todo lo ocurrido.

Novela de conflictos (generacionales, familiares, sociales y políticos), en Absolución tiene también un gran peso el mundo de la creación y de los escritores y, sobre todo, los lazos familiares y sus consecuencias, con fórmulas ya vistas como el de la hija perfecta que se descarría, historia que nos hace pensar inevitablemente en La pastoral americana de Philip Roth.

Pese a ciertos lugares comunes y la desdibujada construcción de algunos personajes, Absolución es una novela interesante que basa su fuerza en la construcción narrativa, que funciona creando una primera novela compacta y con buenas mimbres.

Referencias

Patrick Flanery, Absolución (traducción Isabel Ferrer y Carlos Milla), Barcelona, Galaxia Gutenberg, 2012, 460 páginas.

La imagen de Patrick Flanery está tomada de su página web.