Reseñas
Leave a comment

‘Por el bien del comandante’, de Constance Fenimore Woolson

Constante Fenimore Woolson - Por el bien del comandante-Ardicia-800x600

Constance Fenimore Woolson (1840-1893) fue una escritora singular de vida azarosa y vocación temprana por la literatura. Ella se definía en contraposición a las escritoras estadounidenses de corte sentimental como una “colorista local” que gustaba de ofrecer retratos de lugares como la región de los Grandes Lagos, Florida, Tennesse o Italia. En efecto, para el escritor Henry James, con quien mantuvo una compleja relación, Constance Fenimore Woolson dejó atrás el sentimentalismo y convencionalismo de sus contemporáneas para ofrecer obras regidas por el naturalismo y la evocación de pequeñas comunidades.

Ese mundo de comunidades locales es el que precisamente retrata la escritora en su novela Por el bien del comandante (For The Mayor, 1883), que acaba de publicar la editorial Ardicia con traducción de Julia Osuna Aguilar.

Por el bien del comandante se desarrolla en un pequeño pueblo de Carolina del Norte, Far Edgerley, una comunidad sencilla en la que brillan como familia destacada los Carroll: un viejo comandante retirado y su joven esposa. El regreso tras un tiempo viviendo en otra ciudad de Sara, la hija del comandante fruto de un matrimonio anterior, y la aparición de un misterioso joven artista que se introduce en la vida social de Far Edgerley, constituirán un acontecimiento que tendrá inesperadas consecuencias para los protagonistas.

Con esta novela Constance Fenimore Woolson elabora un retrato de la vida del sur estadounidense, un escenario habitual de muchas de sus historias. El foco de Por el bien del comandante se encuentra en sus personajes y en el mundo de apariencias y sobreentendidos en el que se mueven, pero siempre con la intención de no hacer daño a los demás con la cruda verdad. El autoengaño y la verdad a medias como modo de alcanzar una cierta paz  y la ilusión de la felicidad, un tema que también encontramos en otro de los volúmenes publicados en el catálogo de la editorial Ardicia, La dama y los laureles, del británico Leonard Merrick.

Por el bien del comandante es una novela costumbrista en la que sus personajes (Sara, el comandante, la señora Carroll), sin estar excesivamente perfilados, emanan naturalismo y autenticidad característicos del estilo de Woolson. Las mujeres, en especial, se presentan de manera sutil, con pequeños detalles y con el significado de sus actos. En este sentido, para Henry James, “las mujeres de Woolson son en general muy capaces de (…) devociones refinadas y estas consciencias exaltadas, y la autora tiene un talento muy singular para hacernos simpatizar con ellas.

Y eso es lo que consigue Constance Fenimore Woolson en esta historia, que empaticemos con unas mujeres capaces de renunciar por el bien del comandante que, bien como padre, bien como esposo, da sentido a sus vidas. Por el bien del comandante es una novela peculiar sobre mundos pequeños en los que no suceden grandes tragedias, pero en los que las emociones contenidas y la generosidad de sus protagonistas componen un retrato de mujeres excepcionales.

Referencias

Constance Fenimore Woolson, Por el bien del comandante (traducción de Julia Osuna Aguilar y postfacio de Henry James), Madrid, Ardicia, 2015, 200 páginas.

La imagen de portada es de la ilustradora Ulrika Kestere.

Deja un comentario