Reseñas
comments 2

Junot Díaz: amor, fracaso y pérdida

Junot Diaz

He descubierto a Junot Díaz gracias a la última novela de  Teru Miyamoto publicada en España, Gente de la calle de los sueños. La cortesía es de la editorial catalana Alfabia, que regalaba durante la pasada Feria del libro de Madrid a quien comprara un libro de su catálogo, un pequeño volumen de la colección Cuadernos Alfabia.

Nilda. El sol, la luna, las estrellas. Otravida, otravez es un librito que reúne tres de los cuentos que dieron popularidad al escritor dominicano Junot Díaz (Santo Domingo, 1968), ganador del premio Pulitzer en 2008. La sensación, tras leernos, es de enfrentarse a tres maneras de retratar la pérdida y el fracaso. Fracaso amoroso, en su mayoría, pero también el golpe contra el cristal que las moscas de la clase trabajadora se dan una y otra vez intentando entrar en el cálido refugio del primer mundo.

Uno de los principales reclamos de la narrativa de Díaz es su lenguaje, una amalgama mestiza de expresiones y palabras que mezclan el inglés en el que escribe el escritor con el español de su lengua materna. Junot Díaz es hijo de inmigrantes dominicanos en Estados Unidos y eso se nota en los relatos de este libro. Sus personajes son individuos entre dos culturas, y sus historias reflejan la violencia y dureza de un país que tan pronto promete el paraíso como machaca al inmigrante que quiere penetrar en su estructura.

En ese retrato de la violencia como lenguaje en ciudades hostiles, Junot Díaz presenta también su aproximación al concepto de la masculinidad, otro de sus temas recurrentes. El autor explora los comportamientos del hombre hacia el amor y la vida, y el trato que da a los que le rodean, especialmente a las mujeres. Para Díaz, “la masculinidad, como nosotros la hemos estructurado, no deja que el hombre se conozca a sí mismo“.

En el primero de los relatos incluidos en el volumen, Nilda (publicado originalmente en el semanario The New Yorker en 1999) su protagonista, Yunior -el alter ego del escritor que hizo su debut literario en Los boys– relata la relación de la atractiva y solitaria Nilda con su hermano Rafa. La historia gira en torno al amor y la fascinación que Nilda ejerce sobre el narrador y a la pérdida no sólo de su hermano, sino también de la inocencia.

El sol, la luna, las estrellas (publicado en 1998 en The New Yorker) es un retrato mucho más desolado sobre el amor y la pérdida. Una pareja en crisis decide irse de vacaciones a Santo Domingo para recuperar un pasado que a todas luces jamás va a volver y que deja en el lector un regusto de amargura ante la impotencia del protagonista de recomponer una historia de amor que él mismo ha fracturado. Para el propio escritor, es una historia sobre unas vacaciones desastrosas que debe mucho al narrador Matt Klam.

En la última de las historias, Otravida, otravez (también publicada en el The New Yorker en 1999), Junot Díaz deja el punto de vista masculino y da voz a una joven inmigrante dominicana que trabaja en la lavandería de un hospital.  A través de su relato, quizás el más complejo e íntimo de los tres, la narradora explica su relación con Tavito, un dominicano que recibe cartas de su mujer que vive en Santo Domingo, con su compañera de piso Ana Iris y el resto de las inmigrantes que trabajan en la lavandería. El amor, la dureza de Estados Unidos para los inmigrantes y la duda y la soledad son aspectos que se entrecruzan en un relato sobre las posibilidades.

Apenas 140 páginas en un formato diminuto bastan para aproximarse a uno de los narradores más personales e interesantes de la actualidad. Narrativa mestiza que aborda historias cotidianas, recuerdos y amores fracturados que se leen de manera fluida gracias al aditivo “spanglish” en el que están escritos. Buen descubrimiento, sin duda.

Ficha bibliográfica

Junot Díaz, Nilda. El sol, la luna, las estrellas. Otravida, otravez,  Barcelona, Alfabia, 2009, 140 páginas.

La imagen está tomada del diario La Tercera.

2 Comments

  1. Es fascinante la literatura “caribeña”, estoy leyendo los “Tres tristes tigres” de Guillermo Cabrera Infante, volumen publicado por Seix Barral. Cuando lo consiga leeré a Junot Díaz.

    • Ana Matellanes says

      Gracias por tu comentario, Miquel. De Cabrera Infante no conozco su literatura, ya me contarás si merece la pena 🙂 Junot Díaz me parece un narrador bastante interesante, sobre todo por su manera de narrar (la mezcla de español e inglés le da un toque original a su prosa) y los temas que trata. Saludos.

Deja un comentario