Reseñas
Leave a comment

‘Viajes con Charley’: John Steinbeck en busca de Estados Unidos

viajes-con-charley-en-busca-de-estados-unidos-john-steinbeck

En 1960 el escritor estadounidense John Steinbeck (1902-1968) decidió emprender un viaje por los Estados Unidos en una autocaravana llamada Rocinante con la única compañía de su caniche francés Charley. El punto de partida de esta aventura fue la sensación del escritor, quien había viajado por diferentes partes del mundo a lo largo de su vida, de que no conocía apenas su país,  pese a haber escrito sobre él durante toda su carrera. El resultado de esta vivencia personal fue Viajes con Charley en busca de Estados Unidos (Travels with Charley: In Search of America, 1962), un peculiar recorrido literario  por esos escenarios y situaciones que el escritor vivió a lo largo de casi 20.000 km y varios estados, desde la costa este a la oeste. El libro se publicó en 1962, año en el que Steinbeck recibió el Premio Nobel de Literatura.

‘Viajes con Charley’ y la tradición de los travelogues

Viajes con Charley en busca de Estados Unidos, editado este año por Nórdica Libros, se inserta en la tradición de los travelogues o viajes literarios entre los que destaca En el camino de Jack Kerouac (en este caso viaje iniciático de una juventud en búsqueda de sí misma) o Los autonautas de la cosmopista del argentino Julio Cortázar.

Viajes con Charley en busca de Estados Unidos - John Steinbeck

Su estructura se divide en cuatro partes, en las que el escritor californiano relata los preparativos del viaje, su partida, su recorrido por lugares como Connecticut, Maine, Wisconsin, Dakota o California. Además de las descripciones de los paisajes que recorre, Steinbeck salpica su monólogo con conversaciones y anécdotas de su perro Charley, aportando reflexiones personales sobre la identidad local de las regiones del país, el excesivo consumo (“Las ciudades de Estados Unidos son como madriguera de tejón, bordeadas de deshechos (todas ellas), rodeadas de montones de automóviles destrozados y herrumbrosos y casi asfixiadas por la basura“), la contaminación, el éxodo rural, la inmigración o las distintas normas que rigen la política de los estados. El estilo naturalista del escritor se afila con reflexiones que transmiten la imagen de un hombre maduro que viaja al encuentro de su identidad y raíces, pero que percibe que los diversos estados de su país tienen tantos puntos en común como diferencias. Y, en este contexto, la pérdida del acento local fagocitado por el “habla nacional, envuelta y empaquetada, uniforme e insípida.” También encontramos momentos que sitúan la crónica de Steinbeck en su contexto histórico, como el zapatazo de Krushev en la ONU o los disturbios raciales en Nueva Orleans.

Viajes con Charley - John Steinbeck

John Steinbeck y la juventud perdida

Viajes con Charley en busca de Estados Unidos es un intento de recuperar la juventud perdida, o al menos, ese espíritu errante, aventurero y nómada que puede caracterizar los años de juventud, aunque el hijo mayor del escritor considera que la verdadera razón es que Steinbeck estaba enfermo y quería ver por última vez su país. Pero, al margen de esto, Viajes con Charley en busca de Estados Unidos es una reflexión sobre el hecho de viajar y el deseo de los individuos de no quedarse inmóviles en un lugar durante toda su vida.

En una reseña para el diario The Atlantic Monthly en 1962, el  escritor y periodista Edward A. Weeks señaló que se trataba de un libro que debía leerse lentamente y que, como Thoureau, sería en un futuro citado y medido por nuestra propia experiencia. Más de cincuenta años después de su publicación entendemos las viviendas de John Steinbeck por las carreteras y ciudades de Estados Unicos como una impronta de su identidad como ciudadano de un país complejo y enorme, capaz de sorprenderlo, extrañarlo y admirarlo en cada parada del viaje. Y en ese recorrido el lector también imprime su propia experiencia viajera.

No obstante, algunos han visto en este idílico viaje de Steinbeck por la geografía de su país un “fraude literario”, como es el caso del periodista Bill Steigerwald en Dogging Steinbeck (2014), un libro basado en un blog donde relata su recorrido siguiendo el itinerario de Steinbeck en el que denuncia que el escritor fabricó fragmentos de su viaje e inventó personas y situaciones.

La consideración de “fraude literario” de Steigerwald no es más que una ingenua rabieta al descubrir que esta “novela de viaje” tenía muchos más momentos de ficción de lo que el lector imaginaba. Es evidente que John Steinbeck fue un escritor de ficción, y que no pudo plantearse el viaje como una recogida fiel y ajustada de todos los eventos que le sucedieron. Considerarlo de otra manera es mostrar mucha ingenuidad. Porque, lo que hace realmente interesante Viajes con Charley en busca de Estados Unidos es esa reflexión sobre el acto de viajar y el reconocimiento de la propia identidad a partir de los paisajes, acentos locales y costumbres. No encontramos aquí al Steinbeck épico y naturalista, sino más bien el relato de un escritor que mira con cierta melancolía el paisaje que intuye pronto habrá de abandonar. Un libro bello y entretenido.

Referencias

John Steinbeck, Viajes con Charley en busca de Estados Unidos (ilustración de cubierta de Kike de la Rubia), Madrid, Nórdica Libros, 2014, 285 páginas.

La imagen de la portada está tomada de Nórdica Libros.

La imagen de John Steinbeck y su perro Charley está tomada de este blog.

Deja un comentario