Literatura japonesa, Reseñas
Leave a comment

‘Gato sin dueño’, haikus de vida por Tan Taigi

La editorial Satori vuelve a ofrecernos una nueva oportunidad de oro para conocer a grandes maestros del haiku con la publicación del volumen Gato sin dueño, una recopilación de los poemas más significativos del haijin Tan Taigi (1709-1771), cuya selección y traducción ha corrido a cargo, como el resto de títulos de la colección, del estudioso Fernando Rodríguez-Izquierdo y Gavala.

Eclipsado por otras figuras del haiku como Issa, Chiyo, Chora o Gyoodai, Tan Taigi fue un haijin en cuya producción destaca la esencia vital y la capacidad de representar la vida misma. A juicio del estudioso Blyth, “La grandeza de Taigi se relaciona con su conciencia adquirida de que el haiku no es religión, como en Basho; ni arte, como Buson pensaba; tampoco es fuente de consuelo -que considerara Issa- ante las trágicas ironías de la vida. El haiku es, o debería ser, ni más ni menos que la vida misma.

El origen de esa manera de componer los haikus se encuentra en la propia personalidad del poeta. Tan Taigi  fue sacerdote zen budista, siendo inevitable que su religiosidad y sentimiento de sacralidad tuvieran un eco e influencia en su producción poética. Pero también se da la circunstancia de que Taigi viviera en un humilde barrio de Nagasaki, donde fue profesor de niños, lo que le aportó mucha experiencia sobre la vida cotidiana de las gentes sencillas. Gracias a estos dos planos vitales, los haikus de Tan Tagai se caracterizan por ofrecer rasgos de afabilidad, espontaneidad y sensualidad (una influencia que Fernando Rodríguez-Izquierdo y Gavala vincula al poeta Buson, a quien conoció en vida), calor humano y refinamiento expresivo.

Así, la producción poética de Tan Tagai es vital y sugerente, con haikus que transmiten calma y paz (“Entrando en otoño,/ tras mi baño en el futo/ me siento en calma“) o emociones de inquietud y tensión (“Truenos. Relámpagos./ Suenan voces fantasmas/ de un barco hundido“).

No hay tema, por sencillo o humilde que sea, que no pueda adquirir en la pluma de Tagai una dimensión memorable. En este sentido, poemas como el 41 son capaces de transmitir sensaciones visuales de enorme lirismo, en un espacio de optimismo y cierta ternura:

“¡No la cortes! -y, al punto,

la corta y me la entrega-:

flor de ciruelo.”

Por otra parte, uno de los temas habituales del haiku, la Naturaleza, adquiere con Taigi una dimensión más plena, acaso compleja. Porque para el poeta su visión de la Naturaleza no se articula como una colección de dulces estampas o juegos de pura belleza estética, sino como una mirada que también muestra la dura lucha por la vida. Es el caso del poema 6 de la antología de Satori: “Larvas de mosquito/ en un agua estancada,/ resecándose al sol.” Por cierto, que para Taigi no hay ningún ser, por humilde o molesto que sea, que no pueda convertirse en protagonista de un haiku. Así, son numerosos los poemas donde los insectos forman parte de la visión o la narrativa de la composición, como los haikus 9 ó 10.

También son habituales haikus con estampas estacionales, como el 7, 8, 13 ó 34 (“La lluvia anega/ el porche: soledad/ que trae el otoño“), así como estampas clásicas que en sus manos adquieren una nueva vitalidad: “A su capricho/ brota la hierba joven/ en el campo invernal.

Pero no sólo interesa el tema tratado en la poesía de Tan Tagai, sino también el encuadre utilizado, con estampas de encuadre reducido o encuadre amplio, como el caso del hermoso poema 23 (“Por casi ocho kilómetros/ revolotean milanos/ en bajamar“), que se presenta ante el lector como una bella panorámica pictórica. En sus poemas también se puede observar la armonía cromática u olfativa (“Un dulce aroma/ -de qué flor, ¿quién sabe?-/ en el bosque estival“) o la sofisticación de una dama (“Mujer viajera:/ tanto mima su atuendo/ que se hace odiosa“).

Gato sin dueño es una selección de haikus que permite tener una primera toma de contacto con la refinada y vital obra poética de Tan Taigi. Una poesía de emociones y sensaciones elaborados con pulso y honestidad. Pura belleza.

Ficha bibliográfica

Tan Taigi, Gato sin dueño (selección, traducción, introducción y notas de Fernando Rodríguez-Izquierdo y Gavala), Gijón, Satori, 2017, 153 páginas.

Deja un comentario