Reseñas
Leave a comment

‘Los desayunos del Café Borenes’, de Luis Mateo Díez

Los desayunos del Cafe Borenes - Luis Mateo Diez-800x600

Afirma el escritor y académico de la lengua Luis Mateo Díez (1942) en su libro Los desayunos del Café Borenes (Galaxia Gutenberg, 2015), que “escribir una novela es como la tarea de culminar una obsesión.” Una obsesión que tiene sus caminos, meandros y recovecos. Un ejercicio que cada escritor defiende desde una postura individual y única. Pero que no siempre se conoce y que en contadas ocasiones es narrada desde el punto de vista del escritor.

Es precisamente esta voluntad de transmitir su postura y visión poética la que articula la escritura de los dos relatos que componen Los desayunos del Café Borenes, dos aproximaciones al mundo literario de Luis Mateo Díez y a la vinculación de los autores con la ficción que se degusta como un alimento infrecuente.

Los desayunos del Café Borenes es, así, un raro ejercicio de escritura (raro por lo poco habitual que es encontrar en el panorama literario ensayos sobre la poética de los autores contemporáneos contada por ellos mismos), en el que sus dos partes se complementan gracias al hilo conductor de la literatura y al juego de espejos metaliterarios que muestra la relación de unos personajes con la ficción y la propia visión que de ésta tiene el autor. Un libro lleno de frases contundentes que construyen y cincelan la poética del pensamiento literario del escritor leonés.

El primer relato, que da título al libro, compone la historia (o, más bien, los pensamientos), de un novelista y su grupo de amigos que tienen como costumbre reunirse a la hora del desayuno en el Café Borenes, situado en una ciudad indeterminada. Las conversaciones de Angel Ganizo, el jubilado protagonista del relato, con sus amigos Cremades, Lezama, Vericio, Silvia y Tello Ercina giran en torno a la ficción y al impacto que ésta tiene en las vidas de los personajes. En cuanto al segundo texto, “Un callejón de gente desconocida”, Luis Mateo Díez muestra a modo de ensayo las claves de su manera de concebir la literatura, trasladando al lector su poética de manera cercana y didáctica. En cierta medida, nos recuerda a un ejercicio similar que el también académico de la lengua, José María Merino, hizo en Ficción continua para la editorial Seix Barral.

Los desayunos del Café Borenes: una defensa de la ficción pensada y exigente

El relato “Los desayunos del Café Borenes” nació como un texto reivindicativo hace más de un lustro. Según ha señalado el escritor en una entrevista para el diario ABC, en ese momento “tenía un poco la percepción, no sé si equivocada, de que en el mundo de la ficción empezaba a devaluarse la imaginación. De pronto escribí un texto un poco reivindicativo que se titulaba Contra el descrédito de la ficción, un opúsculo para el desayuno. Lo escribí sin ningún deseo de polemizar, porque yo no soy polemista. Estaba en mi ordenador, guardado, y se perdió. Retomé aquella vieja idea y escribí Los desayunos del Café Borenes , que era como rehacer aquello con una dimensión narrativa.

Los desayunos del Café Borenes es, por tanto, un personal ejercicio que muestra, con el habitual pulso del escritor leonés (alejado de cualquier pedantería y con su capacidad de modelar a su antojo la lengua española), que el estilo es uno de los rasgos fundamentales de la identidad autoral, junto con la capacidad de construir personajes. Es, al mismo tiempo, una defensa de la ficción pensada y exigente, que establece una relación con sus lectores más allá de la historia y que busca dejarles huella a través de los momentos y personajes memorables que el escritor tenga capacidad de crear.

La relación entre novelista y lector es sutil y se basa en la complicidad, como indica el narrador del primer relato. “…no hay escritor que no sea lector, que precisamente el camino de la escritura, más allá de las dotes personales y la necesidad vocacional, arranca en la lectura.” Durante Los desayunos del Café Borenes el lector advierte y construye esa complicidad desde las primeras páginas de la lectura, lo que convierte al último libro de Luis Mateo Díez en un puente de comunicación literaria que se disfruta tanto si se es admirador del escritor leonés como si se quiere conocer un poco más sobre la relación entre autor, ficción y lector. Que no es poco.

Ficha bibliográfica

Luis Mateo Díez, Los desayunos del Café Borenes, Barcelona, Galaxia Gutenberg, 2015. 176 páginas.

La imagen de portada es cortesía de la editorial Galaxia Gutenberg y corresponde al óleo Eugenie con vestido azul en Les Deux Magots, de François Gall (c.1980).

Deja un comentario