Otras páginas
Leave a comment

Shakuhachi: el sonido de la iluminación

shakuhachi

En la rica y vasta cultura japonesa encontramos muy diversas manifestaciones artísticas que en Occidente resultan aún extrañas y desconocidas. Sus modelos teatrales clásicos como el noh, el bunraku o el kabuki son probablemente de las más conocidas, pero no lo son tanto otros géneros musicales o instrumentos a los que los foráneos de Japón no suelen estar habituados.

Si eres lector de novelas de autores nacidos en el País del Sol Naciente o si te gusta la cultura japonesa, probablemente instrumentos como el koto (una especie de cítara) o el shamisen (laúd) te sean familiares. Sin embargo, existen otros muchos de peculiares características y sonidos igualmente interesantes. En este sentido, recientemente tuvimos la oportunidad de conocer el shakuhachi, una especie de flauta hecha de bambú que cuenta con más de 500 años de historia.

El shakuhachi, instrumento del budismo zen

El origen del shakuhachi se encuentra en el siglo VIII, durante el periodo de Nara. Fue introducido en Japón desde China y en sus inicios se empleaba como instrumento de música cortesana gagaku. Siglos más tarde, concretamente en el XVI, en el próspero periodo Edo, un grupo de monjes itinerantes budistas lo adoptaron como instrumento para sus meditaciones individuales. Según se indica en algunas fuentes, era utilizada por los monjes de la secta Fuke Zen, seguidores del budismo zen, en su práctica de meditación mediante el soplado. El objetivo era lograr alcanzar la iluminación a través de su sonido.

Entre los intérpretes de shakuhachi más célebres se encuentran Goro Yamaguchi, Hozan Yamamoto o Reibo Aoki II ( considerados como Tesoro Nacional de Japón), Katsuya Yokoyama, Kaoru Kakizakai o Tadashi Tajima. En el ámbito latino Horacio Curti o el hispano-argentino Rodrigo Rodríguez han contribuido, entre otros, a la divulgación de diversos estilos musicales de shakuhachi.

Os animo a disfrutar de este instrumento y de su relajante sonido en este vídeo.

Imagen: Cortesana tocando el shakuhachi. Ehon Seiro Bijin Awase. Museo Guimet. Con licencia Creative Commons.

Deja un comentario