Otras páginas
Leave a comment

Los premios literarios japoneses más conocidos

premios literarios japoneses

Japón es un país en el que se publican más de 78.000 libros al año, según datos de la Japan Book Publishers Association de 2012. Es, además, un país con numerosos premios literarios que reconocen la labor de escritores desconocidos o consagrados, de ficción, teatro, ensayo o poesía. Se trata de premios, en su mayoría, de larga tradición, que sirven para impulsar las carreras de jóvenes escritores que se están abriendo camino en la industria editorial.

Por ello, en Koratai hemos hecho una pequeña recopilación de algunos de los premios literarios japoneses más importantes.

1. Premio Akutagawa Ryunosuke

El premio Akutagawa es uno de los premios literarios de Japón más prestigiosos de la actualidad. Fue fundado en 1935 por Kikuchi Kan (1888–1948), amigo del escritor Ryunosuke Akutagawa y editor de la revista Bungei Shunju, tras el suicidio de éste el 24 de julio de 1927. Este galardón reconoce la labor de escritores “desconocidos o poco conocidos” y se otorga en los meses de enero y julio de cada año.

Inicialmente el premio reconocía a un solo autor, pero posteriormente se decidió que podría quedar desierto o reconocer la obra de dos autores ex-aequo. Se tienen en cuenta alrededor de 100 obras en cada uno de los periodos, de las que 5 ó 6 pasan a la final para ser valoradas por un jurado compuesto por autores veteranos. El premio consiste en 1 millón de yenes y un reloj de pulsera.

En la actualidad lo patrocina la Nihon Bungaku Shinkō Kai (organismo encargado de la promoción de la literatura japonesa) y supone, para los premiados, un impulso inmejorable a su carrera. Algunos de los más célebres han sido Yasushi Inoue, Kobo Abe, Shusaku Endo, Kenzaburo Oe, Teru Miyamoto, Hiromi Kawakami o Fuminori Nakamura.

2. Premio Naoki

El premio Naoki nació el mismo año que el premio Akutagawa, en 1935. Lo impulsó también Kan Kukuchi, el editor de la revista Bungei Shunjū, en honor del escritor Naoki Sanjugo (1891-1934).

El Naoki reconoce la mejor obra de ficción popular y se otorga de manera semestral, como el Akutagawa. Lo patrocina la Sociedad para la Promoción de la Literatura japonesa (Nihon Bungaku Shinko Kai), y el ganador recibe premios similares al anterior: un millón de yenes y un reloj. Algunos premiados han sido Mitsuyo Kakuta, Nosaka Akiyuki o Miyabe Miyuki.

3. Premio Tanizaki Jun’ichirō

Este premio se estableció en 1965 en honor del escritor japonés Junichiro Tanizaki (1886-1965). Su impulsora fue la editorial Chūō Kōronsha, en el año en el que cumplía 80 años de labor editorial. Este galardón reconoce al escritor japonés profesional que mejor represente al país en la modalidad de obra de ficción y teatro. El premio consiste en un importe de un millón de yenes y una placa conmemorativa.

El premio Tanizaki Jun’ichirō ha reconocido a escritores de primera línea como Shusaku Endo, Kenzaburo Oe, Ryu Murakami, Haruki Murakami, Hiromi Kawakami, Natsuo Kirino o Yoko Ogawa.

4. Premio Edogawa Rampo

El Edogawa Rampo se creó en 1955 por la Asociación de Escritores de Misterio de Japón. Lleva el nombre del escritor Edogawa Rampo (pesudónimo de Hirai Tarōu1894-1965), uno de los pioneros del género de detectives en el País del Sol Naciente.

Este galardón premia a las mejores novelas de misterio no publicadas y está patrocinado por la editorial Kodansha y la Fuji Television. El importe económico que reciben los ganadores es más que sustancioso (unos diez millones de yenes), y entre los miembros de su jurado ha contado con autores de la talla de Natsuo Kirino, Natsuhiko Kyogoku, Ira Ishida o Bin Konno.

5. Premio Mishima Yukio

Creado por la editorial Shinchosha Publishing, que publicó la obra más célebre del escritor japonés Yukio Mishima, la tetralogía de El mar de la fertilidad, en 1988. Se entrega anualmente a obras de ficción, crítica, poesía o teatro que sean capaces de sentar nuevas maneras en la literatura. Lo han recibido autores como Toshihiko Yahagi, Genichiro Takahashi o Natsuko Imamura.

Imagen: The Japan Times

Deja un comentario