Otras páginas
Leave a comment

Libros en la piel

NZ Book Council - Going west

La lectura es una experiencia sensorial. Desde nuestra vista, que recorre las letras dándoles un significado, hasta el tacto que nos brinda un libro editado en un buen papel. Sin olvidarnos del olfato, que nos permite “escuchar” el aroma a papel y tinta recién salida de la imprenta. El oído se envuelve con el silencio necesario para disfrutar del recorrido “sensorial” o con las notas de la música que muchos escuchan para dar banda sonora a lo que están leyendo. ¿Y el gusto? Nadie podrá negar que los libros siempre dejan en los labios un buen o mal sabor de boca, sin olvidar el disfrute que supone “paladear” una buena narración o un buen poema.

Esta idea tan sencilla y cotidiana es el punto de partida de un maravilloso anuncio creado para el New Zealand Book Council, una organización no gubernamental neozelandesa dedicada a promover la lectura y a dar a conocer la literatura del país “kiwi” en el resto del mundo.  Para aquéllos que vean la literatura neozelandesa como algo exótico y lejano, no lo será tanto si recuerdan que la grandísima escritora Katherine Mansfield (1888–1923) es de origen neozelandés.

El vídeo del New Zealand Book Council recrea las sensaciones que los libros nos hacen vivir y, sobre todo, cómo abriendo sus páginas éstos cobran vida. La animación ha sido obra del estudio londinense Andersen M Studio, todo un prodigio de buen gusto y sencillez visual.

Con respecto al fragmento del libro que se ve y escucha, se trata de la novela Going West (1993), del escritor neozelandés Maurice Gee (Whakatane, 1931-), en donde se explora la naturaleza de la creación literaria.

Que lo disfrutéis.

Referencias

Vídeo de promoción a la lectura del NZ Book Council.

Página del NZ Book Council.

Sobre Maurice Gee el NZ Book Council ofrece esta ficha.

Sobre Katherine Mansfield el NZ Book Council dispone de esta otra ficha.

Una sugerencia: cualquier cuento de Katherine Mansfield, en especial “Fiesta en el jardín” (“The garden party”, 1923) ) y “La Mosca” (“The fly”, 1922).

Deja un comentario