Otras páginas
Leave a comment

6 curiosidades de Yukio Mishima

curiosidades-yukio-mishima

Todo artista, como la mayoría de nosotros, tiene una serie de peculiaridades personales y profesionales no siempre conocidas por el gran público. Son curiosidades que lo hacen más atractivo y enriquecen su figura, pero que quedan en muchos casos veladas para aquellos no especialistas en su obra.

Como nos gustan mucho las curiosidades y rarezas de nuestros escritores favoritos, hemos querido traer algunas de uno de los más importantes narradores japoneses del siglo XX, Yukio Mishima. Es posible que ya las conocieras, pero quizá podamos haber contribuido a descubrirte algo que no conocías del autor de Confesiones de una máscara. ¡Sigue leyendo!

#1. El verdadero nombre de Mishima era Kimitake Hiraoka

curiosidades-yukio-mishima-pseudonimo

Son muchas las anécdotas que circulan sobre el origen del pseudónimo de Yukio Mishima. La que más se suele citar es la que se refiere a Fumio Shimizu, el profesor y mentor que le abrió las puertas al mundo de las letras. Fue él quien sugirió al joven Kimitake Hiraoka que eligiera un nombre literario para proteger a su preeminente familia.

Según se dice, Shimizu llegó al pseudónimo literario cuando realizaba un viaje en tren: al pasar por la ciudad de Mishima (situada cerca de Tokio, al este de la prefectura de Shizuoka y al pie del Monte Fuji), y levantar la vista hacia el Fuji nevado (yuki significa “nieve” en japonés), decidió que éste sería pseudónimo que tomaría su pupilo para dedicarse a las letras. Sin embargo, la familia de Yukio Mishima argumentó que el escritor llegó a su nombre artístico eligiendo de manera aleatoria el nombre de un listín telefónico.

#2. Fue un autor prolífico que tocó varios géneros

curiosidades-yukio-mishima-nominaciones-nobel

En sus 45 años de vida Yukio Mishima fue autor de nada menos que 257 obras -incluidas novelas, relatos, 18 obras de teatro y una película-. Esto nos hace pensar a dónde hubiera llegado el escritor japonés si no hubiera suicidado a una edad tan temprana.

#3. Se libró del ejército por una mentira

Cuando dio comienzo la Segunda Guerra Mundial, Yukio Mishima, como tantos jóvenes de su generación, recibió órdenes de reportarse a la Armada Imperial Japonesa. Cuando se presentó, se dice que el escritor tenía señales de estar enfermo, y que mintió a los doctores diciéndoles que tenía tuberculosis.

#4. Fue un gran seguidor del culturismo

curiosidades-yukio-mishima-culturismo

Yukio Mishima fue un hombre entregado al culto al cuerpo. Hacia 1955 comenzó a entrenar con pesas con el fin de transformar su cuerpo, de constitución débil y delgada, en el de un hombre fuerte, llevando a partir de entonces rigurosos regímenes semanales que mantuvo hasta el final de sus días. También fue un seguidor de disciplinas de artes marciales como el kendo.

Su culto al cuerpo era tal que se hizo retratar en poses llamativas como un San Sebastián atravesado por flechas, ahogándose en arenas movedizas, atropellado por un camión o con un hacha en la cabeza.

#5. Fue nominado al premio Nobel de Literatura hasta en tres ocaciones

La suerte fue esquiva con Yukio Mishima en lo que se refiere al Nobel de Literatura. Fue propuesto a este premio en tres ocasiones durante la década de los sesenta. La primera fue en 1963, año en el que formó parte de una lista de seis candidatos finalistas, si bien el galardón fue a parar a manos del poeta griego Giorgios Seferis.

#6. Cometió suicidio mediante el ritual tradicional o seppuku

curiosidades-yukio-mishima-suicidio-seppuku

Yukio Mishima estuvo relacionado durante su existencia con la idea del suicidio, especialmente durante los últimos años de su vida. En esa época comenzó a formar parte de la Tatenokai (‘La Sociedad del Escudo’), una milicia privada formada por jóvenes estudiantes patriotas volcados en el estudio de artes marciales y disciplinas físicas.

Movidos por el espíritu de protesta y por la voluntad de cambiar la situación política de su país, el 25 de noviembre de 1970 acudió junto a cuatro miembros de ‘La Sociedad del Escudo’ al cuartel general del Comando Oriental de las Fuerzas de Autodefensa de Japón en Tokio. Allí se encerraron con barricadas, apresaron al comandante y animaron a los soldados a dar un golpe de estado para devolver al Emperador a su legítimo lugar.

El final de Yukio Mishima, al acercarse la derrota, fue terrible. Optó por el ritual del seppuku, perteneciente al bushidō (el código ético de los samuráis) para suicidarse. El seppuku consiste en clavarse un puñal en el vientre de izquierda a derecha para ser posteriormente decapitado por un asistente.

La muerte de Yukio Mishima se pareció más a una carnicería que a otra cosa. El compañero asignado para realizar la decapitación, Masakatsu Morita, no fue capaz de hacerlo tras varios intentos fallidos, siendo Hiroyasu Koka el encargardo de acabar con el trabajo.

Y tú, ¿conoces más anécdotas o curiosidades de Yukio Mishima?

Deja un comentario