Literatura japonesa, Reseñas
Leave a comment

‘Ruego a la mariposa’: la poesía de Masaoka Shiki

Ruego a la mariposa - Masaoka Shiki

Entre los grandes haijin de la literatura japonesa es frecuente citar a Matsuo Basho, Yosa Buson  o Kobayashi Issa, entre otros. Pero al hablar de haiku también es habitual citar a Masaoka Shiki, reconocido como uno de los más grandes autores que contribuyeron a dotar de mayor esplendor a la poesía nipona escrita en este género.

En efecto, Masaoka Shiki, (1867-1902), pseudónimo de Masaoka Tsunenori, contribuyó a modernizar el haiku, al mismo tiempo que teorizó sobre este género poético e impulsó la publicación de jóvenes poetas en revistas de referencia como Hototogisu (“El Cuco”).  No en vano nació en un periodo de enormes cambios sociales, políticos y culturales en su país, la conocida era Meiji, dando una voz mucho más moderna y personal a un género de tradición centenaria.

De la obra de Masaoka Shiki se habían publicado algunas selecciones como la cuestionable edición de Hiperión Cien jaikus, si bien hace unos años la editorial Satori vino a ofrecer una recopilación más cuidada y respetuosa con la obra original traducida por el especialista Fernando Rodríguez-Izquierdo y Gavala. Ruego a la mariposa, como se tituló al volumen, es una recopilación de 70 haikus en edición bilingüe con numerosas notas que aclaran o sugieren el origen y significado de los poemas y que nos devuelven la poesía de Shiki en todo su esplendor.

Masaoka Shiki

La sugerente selección de Satori nos muestra un poeta que observa la naturaleza y se maravilla de los instantes de belleza que ésta le brinda. Son poemas, en muchos casos, salpicados de momentos autobiográficos, como los que presentan momentos de los periodos de convalecencia que pasó desde su juventud, marcada por la enfermedad de la tuberculosis (“Con mucha calma/ y un bastón como apoyo,/ me ando el jardín.“) En este sentido, los haikus de Shiki, quizá por estar escritos durante crisis de enfermedad, nos brindan la visión de un hombre que se enfrenta a una vida cuyo fin puede estar cercano (como fue así, ya que el poeta murió con tan sólo 34 años).

En esta línea, reflexiones existencialistas (“La vida que me queda/ ¿por cuánto tiempo aún?/ Corta es la noche“, “Que así se me recuerde:/ buen comedor de kakis,/ y aficionado al haiku“) conviven frecuentemente con poemas donde lo efímero cotidiano, un tema habitual en el género del haiku, cobra un nuevo significado. No faltan los haikus donde la naturaleza brilla como elemento sinestético que fulgura ante los ojos del lector (“Ruego a la mariposa/ me brinde compañía/ en esta caminata“), pero es probablemente la faceta más humana del haijin la que nos conecta con un hombre que vivió poco pero intensamente y, al mismo tiempo, de manera serena.

En Ruego a la mariposa, en definitiva, la poesía de Masaoka Shiki se recoge en un hermoso conjunto de haikus que se paladean como un dulce tradicional que sabe a nuevo. Hermosos, ligeros y efímeros, pero de sabroso regusto largo.

Ficha bibliográfica

Masaoka Shiki, Ruego a la mariposa (selección, traducción, introducción y notas de Fernando Rodríguez-Izquierdo y Gavala), Gijón, Satori, 2013, 157 páginas.

Deja un comentario