Literatura japonesa, Reseñas
Leave a comment

‘Naomi’, de Junichiro Tanizaki

Naomi-Tanizaki

Joji Kawai es un joven ingeniero cercano a la treintena que, un día, conoce en un café a Naomi, una camarera de quince años de la que se siente atraído. Naomi es ingenua e inocente, pero sus rasgos euroasíaticos y su parecido físico con la actriz de cine estadounidense Mary Pickford le dan un aire seductor del que Joji no puede sustraerse. Decidido a pasar el mayor tiempo posible con ella, decide ofrecerle una educación a cambio de que acceda a ir a vivir con él, con el secreto deseo de que alguna vez puedan llegar a casarse. Naomi y su familia aceptan, pero poco a poco su carácter caprichoso y manipulador convertirán la vida de Joji en algo de lo que se arrepentirá.

Aparecida entre 1924 y 1925 en las publicaciones Osaka Asahi Shinbun y Josei (si bien no fue hasta 1947 cuando se publicó como libro), Naomi (Chijin no ai, que podría ser traducido como El amor de un tonto) es considerada como una de las primeras novelas importantes del escritor Junichiro Tanizaki (1886-1965). En ella ya se encuentran algunos de los temas y obsesiones recurrentes del narrador nipón: la dominación, el fetichismo o las obsesiones sexuales, al mismo tiempo que desvela y expone la preocupación de Tanizaki por la excesiva influencia de la cultura occidental en Japón (que tendría su cúspide en el ensayo El elogio de la sombra), representada por ese amor incondicional y obsesivo de Joji por la “moderna” y occidentalizada Naomi. Se trata, en definitiva, de dos caras de Japón durante la época que retrata la historia, los años 20, en las que la versión occidental y moderna, ciertamente manipuladora y pervertida, seduce a la versión tradicional que, sin embargo, no puede dejar de sentirse atraída a pesar de los engaños y las mentiras.

Éste es, precisamente, uno de los puntos más interesantes de Naomi: su planteamiento de la dimensión sociocultural del Japón de la época, obsesionado por todo aquello que llegaba de Occidente. El amor de Joji y Naomi muestra la relación simbólica entre los dos universos y el progresivo declive y destrucción a la que lleva ésta, construyendo un interesante personaje, el de Naomi, cuya transformación y degradación permiten a Tanizaki crear un cierto modelo de ese tipo de personajes dominantes y manipuladores que serán habituales en muchas de sus obras.

Naomi es la historia de una fascinación y de una decepción. Un relato en el que Jiro Taniguchi despliega su hacer narrativo construyendo dos personajes condenados a la infelicidad y a una eventual destrucción. Sin dramatimos y con una fina ironía.

Ficha bibliográfica

Junichiro Tanizaki, Naomi (traducción de María Luisa Balseiro), Barcelona, DeBolsillo, 2012, 260 páginas.

Imagen: “Tipsy”, por Kiyoshi Kobayakawa (1898-1948).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *