Literatura japonesa, Reseñas
Leave a comment

‘Luz y oscuridad’, de Natsume Sōseki

luz-y-oscuridad-natsume-soseki

Las obras incompletas tienen un extraño halo de atracción en la que se entremezcla la promesa de lo que hubiera podido ser con la decepción de no encontrar la resolución de esa promesa. La novela inédita Luz y oscuridad (Meian, 1916), rescatada por la editorial madrileña Impedimenta, es un ejemplo perfecto de este tipo de obras. Compleja y ambiciosa en su planteamiento, su abrupto final, que llega tras una morosa y necesaria construcción psicológica de los personajes, queda huérfana de resolución dejando una sensación frustraste: tras tantas páginas en las que se ha establecido una lenta relación con la historia, aprendiendo a saborear la peculiar manera de narrar de Natsume Sōseki, llena de silencios y pensamientos, la novela queda interrumpida como las relaciones amorosas que terminan abruptamente sin que sus miembros consigan restañar las heridas de la ruptura.

Natsume Sōseki (Tokio, 1867-1916), pseudónimo bajo el que se ocultaba Natsume Kinnosuke, fue un escritor extraordinario que cultivó entre sus intereses literarios la identidad del hombre y sus relaciones con el mundo y su familia. Relaciones que, en general, constituyen una fuente de desestabilización de los individuos y que el narrador y poeta exploró en obras fundamentales como Kororo, El caminante, Las hierbas del camino o La puerta.

En su última novela, publicada por entregas en el diario Asahi Shinbun e incompleta al sobrevenir la muerte del escritor en 1916, Sōseki continúa explorando estos temas y sustenta la historia en un complejo entramado de relaciones sociales y familiares, de derechos y deberes, de sacrificios y exigencias, de enfrentamientos entre lo que uno siente y debe sentir.

Luz y oscuridad: descomposición de una pareja

En Luz y oscuridad  Tsuda y O-Nobu son una pareja que recientemente ha contraído matrimonio. Tsuda, que proviene de una familia acomodada, es un hombre obsesionado por el estatus y el dinero, mientras que O-Nobu se debate entre la obligación marital y la sospecha de que Tsuda no la ama. Entre ambos la falta de comunicación no hace sino distanciarlos. La historia de Luz y oscuridad comienza con el diagnóstico de una enfermedad que obliga a Tsuda a ingresar en el hospital para ser operado, a donde le visitará O-Hide, su hermana, quien no alberga buenos sentimientos hacia su cuñada. O-Nobu, con el fin de conseguir ayuda económica entre sus familiares y los de su marido, hace varias visitas a éstos. Un día, O-Nobu recibe una información que le hace sospechar que su marido guarda un secreto que tiene que ver con su pasado y que tanto su cuñada, O-Hide, como un antiguo amigo de su marido, el señor Kobayashi e incluso la mujer de su jefe, la señora Yoshikawa, parecen conocer.

Con este planteamiento Natsume Sōseki realiza un meticuloso estudio psicológico de sus personajes y vuelve a explorar los infiernos que se instalan dentro del matrimonio y las complejidades de la vida en pareja, donde el individuo es infligido con dardos llenos de dudas, decepción y desafección.

Luz y oscuridad es una novela de estructura férrea y tempo moroso, al modo de las historias de Henry James. Parece que nada pasa pero todo sucede dentro de sus personajes. Sōseki construye la historia “a fuego lento”, dando lentas pinceladas para caracterizar a sus personajes, cuyos rasgos son uno de los más importantes pilares de la narrativa del escritor japonés. Para ello Sōseki juega con escenas en las que dos personajes se encuentran e inician un diálogo que va caracterizando su psicología y desvela pequeños fragmentos de la trama global. Se trata, por tanto, de una novela sobre las apariencias, especialmente las que afectan a la pareja protagonista. Ambos se miran desde la distancia, sin atreverse a conocer los verdaderos y más profundos sentimientos del otro.

En este sentido, la novela póstuma de Natsume Sōseki nos habla de la descomposición de una pareja, pero su final inconcluso amplía las posibilidades más allá de lo que el escritor japonés podría tener en mente para sus personajes. ¿Descubrirá O-Nobu ese pasado de Tsuda que amenaza su matrimonio? ¿Se separarán para alcanzar su individualidad plena fuera de la relación en pareja? ¿Seguirán viviendo en ese mundo de apariencias y desafección que ha caracterizado los primeros meses de su matrimonio? ¿Comenzarán una vida en común en la que compartan con sinceridad, por fin, sus sentimientos?

Luz y oscuridad  nos deja  una narración de perfecta estructura, compuesta de pequeñas escenas en las que se desvelan lentamente los miedos de los protagonistas, sus motivaciones, las turbulentas emociones que se esconden bajo capas de tela y maquillaje. En Luz y oscuridad Sōseki nos enfrenta una vez más a la desintegración de la pareja, una institución que entiende frágil y llena de demonios que carcomen a los individuos. Una novela que, aún incompleta, transmite oscuridad y decepción, dirigiendo al lector hacia un cierre inevitablemente doloroso para sus protagonistas.

Ficha bibliográfica

Natsume Sōseki, Luz y oscuridad (traducción Yoko Ogihara y Fernando Cordobés; postfacio Kenzaburō Ōe), Madrid, Impedimenta, 2013, 441 páginas.

La imagen de la portada pertenece a una ilustración de Keika Hasegawa (1893) y está tomada de la web de Impedimenta. 

Deja un comentario