Literatura japonesa, Reseñas
Leave a comment

‘Laberinto de hierba’, de Izumi Kyoka

Izumi Kyoka - Laberinto de hierba

El ser humano está lleno de temores, de obsesiones y pasiones. Emociones que circulan en el laberinto de conforma el alma o, si se prefiere, la compleja composición que nos hace humanos. Algunos autores como el japonés Izumi Kyoka (1873-1939) se han atrevido a transitar esos laberintos, realizando personales recorridos literarios que han dado lugar obras personales y fascinantes. Una de ellas es Laberinto de hierba (Kusa-meikyu, 1908), una novela inclasificable que reúne los elementos más característicos de la narrativa de Kyoka y que plantea un universo desconcertante en el que ya el propio título prefigura un enigma que el lector debe afrontar.

Izumi Kyoka (pseudónimo de Izumi Kyotaro) es uno de los grandes nombres de la literatura nipona; se lo considera como uno de los fundadores de la “novela gótica” japonesa y maestro del relato breve. Sus obras destacan por su ambientación sobrenatural, por su idealismo y un estilo literario marcado por la musicalidad y la belleza. Buen ejemplo de esto es la mencionada Laberinto de hierba, que la editorial gijonesa Satori ha publicado recientemente con traducción de Iván Díaz Sancho, ampliando así las obras vertidas al español que existen de este autor japonés.

Laberinto de hierba es una obra desconcertante y enigmática, construida mediante historias que se van entrelazando para llevar al lector a través de un intrincado laberinto literario en el que se hallan muchas de sus obsesiones e intereses. El punto de partida es una canción infantil que obsesiona al joven Akira Hagoshi, quien intenta mantener vivo el recuerdo de su madre difunta buscando por todo el país a alguien que conozca la letra de esa canción que ella le cantaba de pequeño. Con la ayuda de un monje peregrino llamado Kojiro, en esa búsqueda se adentrará en el bosque de la ciudad costera de Akiya, donde una mansión encantada conocida como la Puerta Negra parece tener las claves de su anhelo y obsesión.

Laberinto de hierba: enigma y obsesión

Uno de los primeros enigmas a los que debe enfrentarse el lector cuando tiene en sus manos Laberinto de hierba es el propio título de la novela, que no queda del todo resuelto a primera vista. ¿Es un laberinto real? ¿Se trata del intrincado camino que transitan los personajes (y el propio lector) a través de las múltiples narraciones e historias que se van encadenando?

En esa concatenación de historias destaca el joven Akira, alter ego del escritor, obsesionado por una canción, si bien en realidad es la ausencia de la madre lo que motiva esa incesante búsqueda del ser querido perdido y no tanto la letra de la composición. La ausencia de la madre es precisamente uno de los temas más recurrentes de Izumi Kyoka, que se encuentra a menudo en otras obras del escritor como los relatos reunidos en el volumen Sobre el dragón del abismo.

Por otra parte, y como indica el traductor en el prólogo de la edición de Satori, “la prosa de Kyoka se distingue por el preciosismo de sus descripciones (…), desplegando todo su poderío verbal en la recreación de paisajes de carácter pictórico.” Prueba de ello es la descripción del paisaje donde se inicia la narración:

“La piel del Gran Despeñadero quedaba teñida de púrpura en primavera, de verde en verano, de escarlata de otoño, de amarillo en invierno. En ella se trenzaban las glicinas, se enredaba la yedra, florecían los dondiegos y las gencianas, ondeaban los miscantos saeteados por la luna. Su figura se erguía pisando el azul marino de las olas, dispuesta a saltar a aquel islote que separaba como un hilo el cielo del mar. El acantilado tenía el aspecto de un león bronce esculpido por el cincel de un gran maestro. Sus hermosos ropajes, como ornamentos de peonías, loaban su divina autoridad. Y a sus pies, con sus afiladas garras en plena libertad, arremetiendo con ira o con un instinto asesino, desgarraba en mil perlas las mareas arrojadas sobre él: doradas bajo el sol; bajo la luna, plateadas.”

En este recorrido visual y lírico Izumi Kyoka va desenrollando el ovillo de las historias que circundan a Akira, insuflando momentos de terror en los que no faltan apariciones fantasmales, misterios, extraños sonidos y la sensación de presencias desconocidas. Las historias de Kyoka se encadenan, deteniendo y acelerando la narración que llevará al melancólico Akira hasta la misteriosa Puerta Negra.

Para amantes de la narración lírica y exigente, llena de misterios y juegos narrativos, Laberinto de hierba es uno de los mejores ejemplos de la maestría del escritor japonés Izumi Kyoka.

Ficha bibliográfica

Izumi Kyoka, Laberinto de hierba (traducción y prólogo de Iván Díaz Sancho), Gijón, Satori, 2016, 224 páginas.

Imagen de portada: Sin título (1972) (c) de Hayashi Seiichi.

Deja un comentario