Literatura japonesa, Reseñas
Leave a comment

‘El caminante’, de Natsume Soseki

El caminante - Natsume Soseki

Vivir es cambiar. Experimentar. Caminar en una dirección no siempre clara. Un recorrido incomprensible en el que irremediablemente asalta al “caminante” el desaliento, el aislamiento y la angustia. El tema principal que subyace en las páginas de El caminante (1912), del escritor japonés Natsume Soseki (1867-1916), es pesimista y devuelve al lector un reflejo que impone reflexiones complejas, pero demuestra una vez más la honda preocupación humanista de su autor y anticipa en su argumento algunos de los temas tratados en una de sus mejores obras, Kokoro (1914). El caminante, novela que inaugura la colección Maestros de la Literatura Japonesa de Satori Ediciones, deslumbra pese a la estática composición de trama y personajes, y nos permite ahondar más en la psicología e intereses del escritor nipón.

Publicada como novela por entregas en el diario japonés Asashi Shimbun entre 1912 y 1913, El caminante construye su trama a partir de una mínima y sutil historia: las desavenencias entre el narrador-protagonista, Jiro, y su hermano mayor Ichiro, motivadas por la sospecha de que entre su joven esposa Nao y Jiro existe una relación adúltera. Un punto de partida a priori poco atractivo que sin embargo dará paso al verdadero eje de la obra, la compleja personalidad de Ichiro, un inseguro intelectual cuya angustia vital impregna todo el libro y cuyo viaje final dará cierto sentido al título de la novela.

Soseki

Una lectura superficial podría llevar a la errónea conclusión de que en El caminante no sucede nada. La narración es, en cierto modo, estática en prácticamente todos los cuadros que componen los cuatro capítulos del libro, un hecho que resulta extraño para un lector occidental acostumbrado a un mayor dinamismo y fragmentación de la acción en un género como la novela por entregas. Sin embargo, no es en la historia sino en el interior de los personajes y en su incomunicación con los demás donde se “cuece” la verdadera trama. Los protagonistas (sobre)viven sus conflictos dentro de sus propios límites personales y sociales, en silencio: las mujeres, como Nao, aisladas por una serie de convencionalismos y tradicionales que las ahogan; los hombres, como Ichiro, inmersos en una nueva sociedad (la resultante de los cambios de la revolución Meiji) que no reconocen y que les genera una angustia vital que, pese a ser común, no pueden compartir con otros seres humanos. Y ahí radica uno de los intereses temáticos y narrativos del libro.

Lee el resto de la reseña en la revista digital Ojos de papel.

Ficha bibliográfica

Natsume Soseki, El caminante (traducción de Yoko Ogihara y Fernando Cordobés; introducción de Carlos Rubio), Gijón, Satori, 2011, 412 páginas.

Imagen de portada: Kiyokata Suzuki, Retrato de Sanyutei Encho (boceto), 1930.

Deja un comentario