Literatura japonesa, Reseñas
Leave a comment

Chikamatsu Monzaemon: ‘Los amantes suicidas de Sonezaki y otras piezas’

Los-amantes-suicidas-de-Sonezaki-Chikamatsu-Monzaemon-Koratai

La literatura japonesa es ya, a estas alturas, una vieja conocida entre los lectores en lengua española. No es raro encontrar en las mesas de novedades de las librerías traducciones de los últimos éxitos del panorama editorial nipón o grandes clásicos que hasta ahora no habían encontrado hueco en los catálogos. Especialmente novelas y géneros ya populares como el del haiku. Pero… ¿qué hay del teatro japonés? Este (relativo) desconocimiento de la dramaturgia japonesa empieza a serlo un poco menos con la reciente publicación a manos de la editorial Satori de Los amantes suicidas de Sonezaki y otras piezas, de Chikamatsu Monzaemon, uno de los grandes autores teatrales de Japón equiparable a nombres como Shakespeare o Lope de Vega.

La editorial gijonesa Satori, dentro de su colección Maestros de la Literatura Japonesa, ha editado hace unos meses esta recopilación de tres piezas teatrales de Chikamatsu Monzaemon (1653-1725), considerado uno de los grandes al dotar al género del bunraku o “teatro de marionetas”de una entidad artística y literaria que hasta entonces este popular género no tenía.

Los amantes suicidas de Sonezaki y otras piezas reúne tres obras representativas de la producción de Chikamatsu Monzaemon, quien llegó a escribir más de cien piezas teatrales: “La herencia de los Soga”, “Los amantes suicidas de Sonezaki” y “Las batallas de Coxinga”. Todas ellas fueron escritas para un género casi desconocido en Occidente, el bunraku o “teatro de marionetas“, emparentado con el más conocido kabukio el solemne noh. Mientras que en el kabuki la acción es representada por actores “de carne y hueso”, en el bunraku el peso de la dramatización recae en unas marionetas de tamaño casi natural operadas por varias personas vestidas de negro; un cantante, acompañado por varios músicos, narra y dialoga la historia representando todos los papeles de la obra. Un asombroso y artificial espectáculo que impacta por el ambiguo realismo de las “marionetas”, ataviadas como actores y capaces de expresar con la misma intensidad que un ser humano emociones como el dolor, el amor o el odio.

Lee el resto de la reseña en la revista digital Ojos de papel.

Ficha bibliográfica

Chikamatsu Monzaemon, Los amantes suicidas de Sonezaki y otras piezas (traducción Yoko Ogihara y Fernando Cordobés; introducción Carlos Rubio), Gijón, Satori, 2011, 293 páginas.

La ilustración de cubierta: Primavera de vida (1899) de Uemura Shoen, Meito Art Museum; cortesía de Satori.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *