Literatura japonesa, Reseñas
Leave a comment

‘El caminante’, de Jiro Taniguchi

El caminante - Jiro Taniguchi

Caminar sin rumbo. Observar el vuelo de los pájaros. Curiosear en los puestos callejeros sin adquirir nada. Darse un baño. Acciones cotidianas y aparentemente sin importancia que el hombre moderno ha dejado de disfrutar y con las que pueden conectar consigo mismo y con el mundo. Ésta es la sencilla y poética idea que subyace en la obra El caminante (Aruku Hito, 1990) del ilustrador japonés Jiro Taniguchi (1947), que la editorial Ponent Mon ha publicado recientemente en una edición definitiva que recoge tanto las historias publicadas en un primer momento como otras de planteamiento parecido que quedaron fuera de la primera edición.

El caminante es un seinen (manga destinado a un público adulto, generalmente masculino) que reúne varias historias protagonizadas por un hombre de mediana edad que dedica su tiempo libre a pasear y que disfruta precisamente de esos instantes pequeños pero enriquecedores. En un mundo donde la inmediatez, la velocidad y los estímulos son imperativos constantes, parece que Jiro Taniguchi quiere subrayar la necesidad de vivir lo más plena y conscientemente posible esos instantes.

El caminante

El planteamiento del ilustrador japonés no difiere mucho, por tanto, de las composiciones poéticas niponas por excelencia, los haikus, donde se celebra la belleza y la fugacidad del instante. Acompañando al protagonista de El caminante por sus paseos observamos con el mismo deleite el vuelo de un ave o la llegada de una lluvia repentina, tan vivamente como el delicado y minucioso trazo del dibujo de Taniguchi nos permite experimentar. En este sentido, éste es uno de los principales aciertos (y señas de identidad) del trabajo del artista: a través de un dibujo naturalista de gran realismo y riqueza en los detalles, es capaz de transmitir atmósferas y emociones. Puro trazo sensorial.

El caminante es una de las grandes obras del ilustrador nipón Jiro Taniguchi. Sin apenas diálogos y con la emoción que transmiten sus dibujos, el lector se enfrenta a un ejercicio de virtuosismo que transmite la necesidad de disfrutar con calma y en armonía de nuestro día a día. Un cambio de punto de vista necesario que todos debemos (y necesitamos) practicar. Contemplar la vida también es vivirla.

Ficha bibliográfica

Jiro Taniguchi, El caminante (ilustraciones de Jiro Taniguchi; traducción de S. Shimoyama, Miguel Ángel Ibáñez, Víctor Illeray Ana Millán), Tarragona, Ponent Mon, 2015, 240 páginas.

Las imágenes son (c) de Jiro Taniguchi. Cortesía de Ponent Mon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *