Literatura japonesa, Reseñas
Leave a comment

‘Una bandada de cuervos’: el horror de la guerra según Denji Kuroshima

una-bandada-de-cuervos-denji-kuroshima-ardicia

A principios del siglo XX, entre los años 1918 y 1922, se produjo el envío conjunto de tropas militares de varias potencias occidentales y Japón para ayudar al Ejército Blanco a combatir la propagación del comunismo en el norte de la Unión Soviética en lo que se llamó Intervención siberiana (Shiberia shuppei). La participación japonesa, motivada por muchas y, al mismo tiempo, poco claras razones, provocó numerosas bajas y heridos en su ejército, enormes gastos económicos, la ruptura interna del país y una delicada situación diplomática frente a la URSS.

Denji KuroshimaEn aquellos años de ocupación en los que miles de jóvenes japoneses, especialmente aquellos sin recursos o pertenecientes al proletariado, tuvieron que trasladarse a un territorio hostil en una guerra que carecía de sentido, un joven de origen humilde procedente de la isla de Shōdo fue llamado a filas en 1919. Se trataba de Denji Kuroshima (1898-1943), quien pasó todo un año en Siberia y que, a su vuelta, plasmó sus experiencias en narraciones y crónicas al tiempo que se involucraba en diversas actividades políticas.

Su voluntad antimilitarista y sus realistas relatos en los que plasmó las terribles condiciones de los soldados japoneses y civiles rusos en la intervención siberiana, lo convirtieron en uno de los principales promotores de la literatura del proletariado en Japón, corriente que abrazaron muchos escritores en los años veinte y treinta del siglo pasado como Takiji Kobayashi, Toriko Wakasugi, Yuriko Miyamoto, Ineko Sata o Tokiko Matsuda.

Denji Kuroshima y la literatura del proletariado

Gran parte de la obra narrativa de Denji Kuroshima está dedicada a retratar las duras condiciones de los soldados japoneses en aquella contienda, hombres, en su mayoría, procedentes de los estratos más humildes de la sociedad que se veían obligados a combatir y a los que esperaba, en general, una muerte segura. Con el fin de recuperar sus mejores narraciones, la editorial Ardicia acaba publicar el volumen Una bandada de cuervos, en el que encontramos ocho relatos escritos entre 1925 y 1928 que reflejan esta visión antimilitarista del escritor japonés..

El estilo de Denji Kuroshima es sencillo, directo, despojado de ornamentación sin resultar crudo, que conecta con el de uno de sus escritores más admirados, Antón Chéjov. En sus relatos, sus personajes luchan contra una realidad y un sistema que los somete a una situación de desventaja, reconociendo el inexorable destino que parece aguardarles. Así lo muestra, por ejemplo, uno de los personajes del relato “El trineo” (“Sori”, 1927): “Es terrible… Nos envían a este desierto congelado para que nos maten como ratas.

Tropas japonesas en la Intervención siberiana

Junto a los soldados japoneses, el escritor tampoco se olvida de los civiles rusos que sufrieron igualmente las consecuencias de la invasión. Al mismo tiempo, la crítica de Denji Kuroshima tiene como blanco a la clase dirigente, y también denuncia la indiferencia e incluso crueldad de los oficiales nipones a los que sólo les preocupaba el papeleo y no las condiciones de sus soldados, tratados a menudo como ganado. Y, en el otro lado, los soldados observan la vida que se les ha arrancado, a aquellos por los que combaten inútilmente:

Pensaron en los que no habían sido llamados a filas. Les veían plácidamente tumbados en sus camas calientes, acostados junto a hermosas mujeres. Los que se habían quedado en Japón, hombres de su misma edad, disfrutaban del privilegio de elegir entre mujeres guapas y atractivas. Bebían sake y comían en abundancia. Ellos, en cambio, estaban obligados a morir en Siberia o matar rusos contra los que no albergaban ningún resentimiento.

Una bandada de cuervos reúne un conjunto de relatos directos y conmovedores carentes de cualquier artificio innecesario. Un tipo de literatura japonesa que a muchos lectores les sorprenderá, porque no hay sugerencia, historias sensibles o extrañas ni canto a la Naturaleza en las historias de Denji Kuroshima. Simplemente el retrato de injusticias vistas con honestidad y sin sentimentalismo.

Referencias

Denji Kuroshima, Una bandada de cuervos (traducción de Yoko Ogihara y Fernando Cordobés; prólogo de Zeljko Cipris; ilustración de portada de Akira Kusaka), Madrid, Ardicia, 2014, 168 páginas.

La imagen de portada es del ilustrador Akira Kusaka. Cortesía de Ardicia.

Ardicia

Entrevista a Eugenio Martínez, editor de Ardicia.

Deja un comentario