Literatura japonesa, Reseñas
Leave a comment

‘Amistad’, de Saneatsu Mushanokoji

Amistad - Saneatsu Mushanokoji

El novelista, dramaturgo, poeta y filósofo japonés Saneatsu Mushanokoji (1885-1976) fue una de las figuras artísticas y literarias más activas durante el periodo Taisho (1912-1926) y Showa (1926-1989). Influido por la obra de Tolstoi y la Biblia, fue alumno de Natsume Sokeki en la Universidad de Tokio, que abandonó sin finalizar sus estudios. Sin embargo, no perdió su vinculación con el mundo literario, llegando a fundar poco después la revista Shirakaba (Abedul blanco), que constituyó un vehículo para la difusión de la corriente literaria que llevó el mismo nombre. Su faceta como pintor también es destacada; de hecho en la actualidad cuenta con su propio museo en la capital japonesa, donde se exponen su pinturas y dibujos de estilo delicado y sencillo.

Pese a tratarse de uno de los autores nipones más destacados y populares de la primera mitad del siglo XX, su obra ha permanecido prácticamente inédita para el lector español. Si bien ya existía una traducción de Elena Gallego y Fernando Rodríguez-Izquierdo de una de sus obras más conocidas, Amistad (Yujo, 1912), publicada hace algunos años por la editorial Luna Books, la editorial zaragozana Contraseña ha decidido volver a recuperar este año esta novela con la traducción de Elena Gallego y una preciosa ilustración de portada de Sara Morante.

Saneatsu Mushanokoji

Amistad: un triángulo amoroso juvenil

Amistad es una de esas obras que permiten conocer algunos de los aspectos culturales de la sociedad japonesa de principios de siglo XX, especialmente aquellos relacionados con las relaciones personales y el lugar que hombres y mujeres ocupaban en la sociedad.

La historia que propone Saneatsu Mushanokoji en Amistad no puede ser más sencilla: dos jóvenes, Nojima, un prometedor escritor, y Omiya, su amigo íntimo y ya reconocido autor, se enamoran de la misma mujer, Sugiko. Omiya conoce a Sugiko desde que es una niña, pero antepondrá su amistad con Nojima a sus verdaderos sentimientos. Cuando Sugiko, enamorada de uno de los dos, tome una decisión al respecto, pondrá a prueba la amistad entre los dos amigos.

Amistad plantea con ese mínimo argumento, un triángulo amoroso en el que el conflicto gira en torno al honor y a la disyuntiva de seguir los dictados del corazón o de la razón. Esa disyuntiva le permite a Saneatsu Mushanokoji dibujar el carácter de sus personajes masculinos mediante pasiones como la generosidad, la rivalidad o la envidia, por no hablar de las relaciones con miembros de otro sexo, totalmente constreñidas por las normas y las obligaciones.

En este sentido, en su novela Saneatsu Mushanokoji retrata sin quererlo una sociedad machista en la que la mujer vivía su posición como objeto y no sujeto. Lo reivindica el personaje de Sugiko en un momento de la novela a uno de los protagonistas: “Quiero decidir yo misma sobre mi vida. Es algo que me da mucho miedo, pero no puedo permanecer callada confiándolo todo al destino. (…) Mírame como persona independiente y como mujer.” Pero, paradójicamente, Saneatsu Mushanokoji revierte esas ansias de libertad y sitúa a Sugiko en el papel que la sociedad marcaba a las mujeres: “Yo he nacido en este mundo solamente para estar a tu lado, ayudarte en tu trabajo y ser la madre de tus hijos -perdóname por escribir esto-. No me da vergüenza decir lo que sigue ni delate de una feminista: “Vosotras no podéis ser mujeres; seguid, pues, viviendo como hombres. Yo puedo ser mujer; por eso lo soy”.

Amistad es, en definitiva, una interesante novela sobre el amor y la amistad que se lee de un tirón y que permite conocer a uno de los autores japoneses más populares de su país. La edición de Contraseña incluye, además, el posfacio “Mushanokōji y yo”, un relato de Naoya Shiga en el que realiza una semblanza de la larga amistad que unió a los dos escritores y que permite acercarse a la persona de Saneatsu desde otra perspectiva.

En 1986 se emitió en la televisión japonesa la serie “Clásicos de la literatura japonesa animados”, en la que el relato de Saneatsu Mushanokoji tuvo su adaptación al anime. Podéis verla a continuación en versión original con subtítulos en inglés.

Ficha bibliográfica

Saneatsu Mushanokoji, Amistad (traducción y prólogo de Elena Gallego Andrada; postfacio de Naoya Shiga; il. de cubierta Sara Morante), Zaragoza, Contraseña, 2016, 160 páginas.

La imagen de portada es obra de la ilustradora Sara Morante.

Deja un comentario