Literatura japonesa
Leave a comment

5 recomendaciones para sibaritas y amantes de la tradición japonesa

Recomendaciones-tradicion-japonesa-Koratai-800x600

Muchos lectores se inician en la literatura japonesa a manos de Haruki Murakami. Después, si el veneno se extiende rápido, llega la lectura de autores contemporáneos como Banana Yoshimoto o Yoko Ogawa, por citar sólo algunos de los traducidos al español, y de ahí se pasa a la de clásicos del siglo XX como Yasunari Kawabata, Yukio Mishima o Ryunosuke Akutagawa.

Si eres uno de esos “envenenados” por la literatura japonesa, es posible que te interese ir más allá y sumergirte en obras de periodos anteriores que hoy en día están consideradas como joyas de la cultura nipona. Por eso, te proponemos un recorrido por cinco recomendaciones para amantes de la tradición japonesa.

1. La historia de Genji, de Murasaki Shikibu

La historia de Genji-Murasaki Shikibu-Koratai-620x400

Murasaki Shikibu fue una dama de la corte imperial durante el periodo Heian (794-1.185) y a ella se le debe la creación de la que es considerada como la primera novela japonesa en ser escrita. La historia de Genji (Genji Monogatari), narra las aventuras del ficticio príncipe Genji y la sociedad aristocrática japonesa del periodo Heian. Es una de las obras más antiguas de la historia de la literatura y fascinó a escritores como Yasunari Kawabata, Jorge Luis Borges u Octavio Paz.

2. El libro de la almohada, de Sei Shōnagon

El libro de la almohada-Sei Shonagon-Koratai-620x400

Sei Shonagon (s. X) fue una poeta y dama de la corte en el periodo Heian contemporánea y rival de Murasaki Shikibu. Es  célebre por su diario El libro de la almohada (Makura no Soshi), en la que plasmó una serie de reflexiones y enumeraciones sobre cosas que gustaban (plantas, insectos, temas poéticos…) y descripciones de la vida cortesana que la autora recrea con gran sensibilidad descriptiva. Es una obra de prosa rápida, rítmica y sencilla, muy lejos de la la épica que encontramos en La historia de Genji.

3. Cantar de Heike

El cantar de Heike-Koratai-620x400

Del siglo XIII es el Cantar de Heike, una epopeya de samuráis que recrea la rivalidad entre dos clanes, los Genji o Minamoto (cuya historia la dama Murasaki Shikibu narró en su Genji Monogatari) y los Heike o Taira, que luchan sin piedad por hacerse con el poder político y militar.

El Cantar de Heike es uno de esos clásicos medievales que ha tenido una enorme influencia entre escritores y artistas durante generaciones. En el siglo XX el escritor de novela histórica Yoshikawa Eiji retomó la historia modernizándola en una saga sque se publicó por entregas entre 1950 y 1957 alcanzando una gran popularidad en Japón, hasta tal punto que también tuvo una adaptación cinematográfica en 1955 de la mano de Kenji Mizoguchi.

4. Sendas de Oku, de Matsuo Bashō

Sendas de Oku-Matsuo Basho-Koratai-620x400

Sendas de Ozu (Oku no Hosomichi) es una de las  obras cumbre del haijin Matsuo Bashō (1644-1694). El libro, que se presenta como una suerte de diario de viaje, nació de una travesía que el poeta realizó en la primavera de 1689, en la que partió desde Edo (la actual Tokio) hasta la región de Oku con la excusa fue ver aquellos lugares sobre los que otros poetas escribieron, como Saigyo. El resultado de aquel peligroso viaje que duró más de cinco meses es un libro de textos breves que muestran no sólo el viaje físico, sino también el interior, que permite, finalmente, un valioso aprendizaje.

5. Los amantes suicidas de Sonezaki, de Chikamatsu Monzaemon

Los amantes suicidas de Sonezaki-Chikamatsu Monzaemon-Koratai-620x400

Chikamatsu Monzaemon (1653-1725) fue uno de los autores más destacados del bunraku o “teatro de marionetas“, emparentado con el más conocido kabukio el solemne noh. Fue un autor prolífico (llegó a escribir más de cien piezas teatrales), y a él se le deben algunos de los más memorables dramas del género, como Los amantes suicidas de Sonazeki, un drama de amor pasional con dos protagonistas que encaran un trágico destino. Esta célebre pieza inauguró la moda de dramatizar sucesos contemporáneos ya que su autor se inspiró en un suceso real al que dotó de un carácter solemne y emocionante.

¿Cuáles son tus clásicos japoneses favoritos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *